Japón presiona a la UE y dice que si hay veto al atún "no lo cumplirá"

  • El viceministro nipón de Asuntos Marinos pide a Europa que reflexione sobre prohibir su comercio mundial. En caso de aprobarse, "ejercitará su derecho" a no respetarlo

Comentarios 10

El principal cliente de atunes que salen de las almadrabas gaditanas, Japón, no está dispuesto a dejar escapar uno de sus productos más preciados. Nada más conocer la decisión de la Comisión Europea (CE) de apoyar el veto a la comercialización internacional de atún rojo, Japón pedía a la Unión Europea (UE) que no apoye la prohibición y la pesca del atún rojo, del que el país asiático es el mayor consumidor mundial.

Según informó ayer la agencia japonesa Kyodo, recogido por Efe, el Ejecutivo nipón transmitió su posición en un encuentro celebrado el pasado lunes en Bruselas por su viceministro de Medio Ambiente, Agricultura y Asuntos Marinos, Takahiro Sasaki, y la ministra española de Pesca, Elena Espinosa, pues España desempeña la presidencia de turno de la UE.

Así, Sasaki reclamó que el Ejecutivo europeo "reflexione" sobre este asunto, después de la propuesta favorable al veto de la Comisión Europea (CE), y le dijo a Espinosa que, si se aprueba finalmente, Japón "ejercitará su derecho a no cumplirlo".

Un portavoz del Ministerio japonés explicó ayer a Efe que Takahiro Sasaki está en Europa para transmitir la postura nipona sobre el atún rojo, aunque no quiso hacer más valoraciones.

El cupo mundial de capturas es de 13.500 toneladas para el atún rojo, que se localiza en el mar Mediterráneo, el océano Atlántico oriental y el Pacífico, se consume en un 80% en Japón. La prohibición internacional se alcanzaría en Doha (Qatar) si dos terceras partes de los 175 países miembros aprueban la propuesta, realizada por Mónaco, aunque Japón, añadía Efe, "parece inclinarse por ignorarla y mantener su mercado abierto a la importación".

En opinión de Sasaki, la conservación de esta especie es un asunto a tratar en la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT) y no en el encuentro de CITES de Qatar, y consideró que la población de esta especie se estabilizará si cada país observa su cuota.

La Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico es, desde 1969, responsable de la conservación de los túnidos y especies afines en el océano Atlántico y mares adyacentes. El atún rojo es un elemento clave en la cocina japonesa tradicional y se prepara en sushi o sashimi en las manos de maestros de este arte, por los que se pueden pagar grandes sumas.

Ayer mismo, los representantes de la Organización de Productos Pesqueros de Almadraba (OPP-51), acogían con sorpresa las declaraciones del representante japonés. La portavoz de la OPP, Marta Crespo, afirmó a este periódico que "no sé los mercados a los que acudirá Japón porque, si finalmente se decide prohibir su comercio internacional, ese país podrá importar, pero nadie podrá exportar". En el mismo sentido, el gerente de la empresa almadrabera Cabo Plata, Diego Crespo, expresaba ayer que en las almadrabas gaditanas "se pesca y se exporta el 80% al mercado japonés; con estos clientes trabajamos desde hace 30 años y perderlo sería empezar de cero, volver a buscar nuevos clientes".

De hecho, hace varios años se inauguró junto a la lonja de Barbate una nave de la empresa Frialba, donde se prepara el pescado y se embarca ya troceado con destino a los mercados nipones.

Ayer, PSOE y PP anunciaban la presentación de sendas mociones en el Congreso acerca de este asunto. Los socialistas defenderán hoy en la Comisión de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca del Congreso de los Diputados una proposición no de Ley en la que se plantea que el Congreso inste al Gobierno a impulsar ante el Consejo y la Comisión Europea la elaboración de una estrategia comunitaria a medio plazo que permita hacer frente a la flota europea y a las almadrabas a la reducción de cuota de atún rojo establecidas por la ICCAT. El Grupo Socialista plantea al Gobierno que asegure el cumplimiento de las medidas acordadas en la pasada reunión de Recife, solicitando para ello a la CE el seguimiento y control de la reducción de cuotas a la flota europea y las flotas de terceros países en el área metropolitana.

Por su parte, el PP instará al Gobierno a que se alinee en Doha con los países contrarios a la inclusión del atún rojo en el convenio Cites. Los populares plantean que el Ejecutivo utilice, si es necesario, el derecho de objeción a título individual.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios