Hoteles de la costa arrancan motores

  • El turismo inglés se resentirá, el alemán se mantendrá y el tiempo medio de estancia se reducirá, según apuntan las previsiones aportadas por el Observatorio Turístico de la Universidad de Cádiz

Seis hoteles del Novo Sancti Petri reanudan a lo largo de este mes una nueva temporada turística en Chiclana bajo el paraguas de la incertidumbre debido a las consecuencias de la crisis económica. Estos seis establecimientos hoteleros abren sus puertas con el firme y claro propósito de acoger al mayor número de viajeros en esta zona del litoral chiclanero, considerado como el enclave turístico más completo y poderoso a nivel provincial, y uno de los más punteros en el ámbito nacional.

En concreto, durante este mes de febrero retoman o han iniciado ya su actividad el Riu Chiclana (cuatro estrellas), el Valentín Sancti Petri (cuatro estrellas), el Iberostar Royal Andalus (cuatro estrellas), el Barceló Sancti Petri (cinco estrellas), el hotel Aldiana (cuatro estrellas) y, por último, el Barrosa Park (cuatro estrellas).

Pero no todos los hoteles la tienen todas consigo a la hora de prever cómo transcurrirá este nuevo arranque de temporada y, sobre todo, cómo acabará ante los malos tiempos económicos y las fluctuaciones de demanda turística a las que siempre se ve sometido este sector.

"No hay que ser pesimistas, habrá una pequeña recesión, si bien la gente seguirá viajando", señalaba el director del Observatorio Turístico de la Universidad de Cádiz (UCA), Antonio Arcas, quien señaló que el tiempo medio de estancia de las pernoctaciones tienden a reducirse, pero eso no supone que las ocupaciones hoteleras previstas no sean cubiertas.

En cuanto al mercado extranjero, Arcas dijo que todo apunta a que el turismo procedente de Inglaterra se "resentirá porque el inglés busca precios y hay que tener en cuenta que la libra ha perdido valor y les cuesta más caro venir". Por contra, sobre el turismo alemán, "los parámetros macroeconómicos de Alemania nos invita a ser optimistas con las visitas de los alemanes. Además, es un turista interesado en el medio ambiente y en la tranquilidad". En este sentido, añadió que de momento la crisis no afecta tanto en Alemania en comparación con otras naciones de Europa y que, por tanto, "los indicadores turísticos con respecto a este país se mantienen".

Sin embargo, el comportamiento de la demanda hotelera en Chiclana durante 2008 con respecto a 2007 se saldó con cifras mínimamente negativas. Según el estudio elaborado por el Observatorio Turístico de la UCA, con datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), la comparativa concluye que el total de pernoctaciones disminuyeron un 2,05 por ciento en 2008. En números exactos, durante el pasado año se hospedaron 2.229.764 personas en establecimientos hoteleros de la ciudad, mientras que en 2007 fueron 2.276.485 personas; es decir, 46.721 alojamientos menos.

Pero la tendencia a la baja de los dos últimos meses de 2008 en cuanto a pernoctaciones ya es algo más preocupante. Durante el pasado noviembre se registró un 15,23 por ciento menos y en diciembre disminuyó un 22,33 por ciento. No obstante, la temporada turística durante el mes de febrero de 2008 arrancó con buenas expectativas, ya que aumentó el número de alojamientos en 13.292 personas, un 21,80 por ciento más en comparación con 2007, según los datos del Observatorio Turístico de la UCA.

En cualquier caso, los tiempos que corren son desgraciadamente bien distintos y hasta que no acabe la temporada no se podrá evaluar el chaparrón de la crisis. "Chiclana ya ha demostrado en otras situaciones de fuerte crisis económica que sabe salir de ella, que los chiclaneros son gentes emprendedoras, con imaginación. Y todo ello, cuando no se contaba con la fortaleza turística de hoy en día", recalcó el alcalde José María Román. La cuestión es que hay mucho en juego: los puestos de trabajo y el crédito de la fortaleza hotelera de Chiclana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios