La Guardia Civil festeja la Virgen del Pilar

La Comandancia de la Guadia Civil de Cádiz celebró ayer el día de su patrona, la Virgen del Pilar. Como es radicional el acto dio comienzo con una misa que estuvo oficiada por el obispo de Cádiz y Ceuta, Rafael Zornoza, a quien acompañó el capellán de la Comandancia, César Sarmiento.

Tras la ceremonia tuvo lugar el acto institucional, que estuvo presidido por el nuevo coronel de la Comandancia, Alfonso Rodríguez Castillo y en el que se contó con la presencia, entre otras autoridades, de la alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez; el subdelegado del Gobierno en Cádiz, Javier de Torre; el subdelegado de Ddefensa, Vicente Ortells; y el comandante militar, Fernando Caballero.

Durante el acto se escucharon los discursos del coronel Alfonso Rodríguez del Castillo y del subdelegado del Gobierno.

Seguidamente tuvo lugar, por parte de las autoridades, la imposición de condecoraciones, entre los que se encontraban: Rafael González, Miguel Ángel Arcos, Rubén Rodríguez, José Manuel Hidalgo, Alfonso Martín, Manuel Antillano, Antonio Puyana, José Álvarez, Manuel Estrella, José Luis Porres Benavides, Fernando Casal Pantín, José Manuel Caamaño Sánchez, José Ruiz Ayuso, Juan Antonio Torres, José Antonio Mulero, Raúl Lozano, Antonio Gutiérrez, Pedro Javier Mármol, Francisco José Campero, Francisco José Fernández, Pedro Bascón, Francisco Javier Valle, Raúl Lozano, Francisco Molina, Luis Antonio Hernández, Jesús Montes, Rafael Álvarez Alias, Antonio Gutiérrez Garrido, Emilio Hernán Gómez Pozuelo, Francisco Jorge Linero Pascual, Francisco Javier Barea Cordoneda, Jesús Núñez, José Delgado, Enrique Martínez de Baños Valdés, Enrique Pérez, Moisés Orta, Rafael Reyna Zaballa, Rafael Barra Sanz, Juan Carlos Castro Núñez, Francisco Extraviz Rubio, Sebastián Ruiz, Juan Arcos y Francisco Moreno Izquierdo.

Tras la entrega de medallas se homenajeó a los fallecidos, depositando el coronel de la Comandancia, la alcaldesa de Cádiz y el subdelegado del Gobierno una corona de laurel en un monolito bajo la cruz, acompañada de una oración recitada por el capellán. Tras finalizar, los presentes pudieron disfrutar de un cóctel, donde se brindó por el Rey de España.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios