Exigen el cierre de los centros de inmigrantes de Algeciras y Málaga

  • La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía solicita al Defensor del Pueblo Español, Enrique Múgica, que realice una investigación sobre la situación en la que se encuentran

La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDH-A) exigió hoy el cierre inmediato de los centros de internamientos de inmigrantes La Piñera en Algeciras y Capuchinos en Málaga, -dependientes del Estado español-, por "vulnerar gravemente los derechos fundamentales" de los extranjeros que por estar en situación administrativa irregular, se encuentran allí retenidos.

En rueda de prensa, los coordinadores del área de Relaciones Internacionales e Inmigración, Rafael Lara y Brigitte Espuche, aseguraron que estos centros de internamiento "de carácter penitenciario" se encuentran en "condiciones lamentables" y sin que se pueda ejercer ningún control externo sobre su gestión, "al impedirse la entrada de las ONG".

Lara explicó que la situación del centro Capuchinos enMálaga es "especialmente preocupante", ya que, según aseveró, "se han interpuesto numerosas denuncias desde el año 1992 hasta el 2006 por malos tratos y abusos sexuales por parte de los funcionarios hacia los inmigrantes".

Asimismo, incidió en que este centro, con unas 80 ó 90 plazas, "normalmente sobrepasadas", no reúne un "mínimo de condiciones de atención física y jurídica con sus internos". Si bien, respecto al centro de La Piñera, en Algeciras, una antigua prisión, Lara aseguró que tiene "deficiencias muy importantes" en sus instalaciones y que las 250 plazas que tiene, "también son sobrepasadas ampliamente".

Además, subrayó que en ambos centros los internos no pueden recibir visitas de sus familiares, no tienen intérpretes y las condiciones de atención médica y jurídica son "bastante deficientes", algo que han podido comprobar en visitas "cuasi clandestinas". Por ello, la asociación ha pedido al Defensor del Pueblo Español, Enrique Múgica, que realice una investigación sobre la situación de tales centros, en los que demandan "mayor transparencia y control ciudadano". Si bien, a esta petición se unen también los centros de Madrid, Fuerteventura y Barcelona, "en similares condiciones".

Por otro lado, Brigitte Espuche anunció que APDH-A participará mañana en una movilización de la sociedad civil en Bruselas en contra de la Directiva Europea de Retorno, que se votará en el Parlamento Europeo el próximo 5 de junio. Además, la asociación ha pedido a los eurodiputados españoles su voto negativo hacia esta medida, a la que tildaron de "Directiva de la vergüenza" por "significar una verdadera regresión en cuanto a la protección de los derechos fundamentales de los migrantes en situación irregular, que son pura y simplemente criminalizados".

En concreto, la coordinadora de la organización consideró escandalosa esta normativa por "prever un encierro de los extranjeros en situación irregular de entre seis y 18 meses, -que es actualmente de 40 días en España-, prohibir la entrada en el territorio europeo de cinco años para las personas expulsadas y aprobar que los menores no acompañados puedan ser retenidos o detenidos en centros de internamiento y expulsados como adultos".

Así, en la manifestación que está prevista mañana en Bruselas, diversas organizaciones pro derechos humanos entregarán al presidente del Parlamento Europeo la petición 'No a la Directiva de la vergüenza', firmada por 32.679 signatarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios