Empresas de la construcción se unen para buscar mayor liquidez

  • El mal momento del sector provoca el cierre de unas cien empresas en la provincia desde agosto · Las inmobiliarias no escapan a una situación difícil con clausura de oficinas

Comentarios 8

Fivesur, Jerecom y después Perfil Bahía. Son sólo tres ejemplos de que el ciclo de la construcción ha cambiado para mal en la provincia. La pérdida de decenas de puestos de trabajo y el abandono de promociones de viviendas se convierten en la triste realidad de un sector para el que los expertos venían reclamando desde hace tiempo soluciones urgentes.

Y ha llegado. Para demostrarlo, sólo una cifra. Fuentes solventes relacionadas con el sector han asegurado a este periódico que, sólo desde el mes de agosto, han cerrado ya en la provincia de Cádiz unas cien empresas de la construcción. No se trata de grandes firmas, sino precisamente las que estadísticamente crean mayor cantidad de empleo: pequeños y medianos negocios.

Pero no es el único problema. Ya se están dando casos de promociones en las que clientes ya comprometidos con la compra de la vivienda han dado marcha atrás en el último momento y han rehusado a comprar, aun perdiendo el dinero dado como entrada. La crisis de la construcción tiene, para los expertos, un claro detonante: la falta de liquidez bancaria, especialmente en las cajas de ahorro. Así lo explicó el secretario de la Federación Provincial de Agrupaciones de Empresarios de la Construcción (FAEC), Emilio Corbacho. Desde su cualificada opinión, la situación es "realmente grave".

Añadió que una de las principales preocupaciones es que "están cayendo" empresas con solera en el sector, y no tanto aquellas que surgieron a raíz del boom inmobiliario. Sobre las entidades bancarias, Corbacho tiene claro que "se está produciendo un freno financiero que está jugando malas pasadas a empresas que tienen pedidos, encargos, pero que necesitan dinero. Hay ahora mismo un endurecimiento de las condiciones para dar créditos que no es por falta de solvencia, sino por falta de liquidez. Los bancos y cajas no dan créditos, las empresas no tienen dinero y no pueden pagar a proveedores".

Esto provoca ya a día de hoy, según Corbacho, que muchas "empresas de relumbrón" dedicadas a este negocio en la provincia se estén asociando con otros negocios en forma de UTE (Unión Temporal de Empresas) "no porque carezcan de cartera de pedidos, sino porque no tienen liquidez y la buscan en otras empresas que sí la tengan todavía". En opinión del secretario de FAEC, "esto no va a tener una salida fácil, es más, hay mucha gente que opina que aún no hemos llegado al peor momento. Nos soporta todavía la inercia del gran ritmo de construcción del inicio de este fenómeno, pero todos, sobre todo las administraciones públicas, se tienen que concienciar de que hay que ayudar a la construcción" .

Sobre las inmobiliarias, una reconocida firma como Tecnocasa ya anunció y ejecutó el cierre de varias oficinas en la provincia. También Unicasa parece estar en el mismo problema. Según un reciente congreso celebrado en Madrid por los colegios de agentes de la propiedad inmobiliaria, la crisis llevó al cierre del 40 por ciento de las oficinas en 2007. Para el presidente del colegio de Cádiz, Manuel Rodríguez Sánchez, esto se agrava más en la provincia gaditana al ser zona costera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios