El Consistorio implica a los más jóvenes en la mejora de barriadas

  • Un programa de dinamización social en la zona de Antonio Muro y Ciudad Jardín enseña a jóvenes de entre 14 y 16 años a ser críticos y responsables con su barrio

Desde hace unos meses el Ayuntamiento puso en marcha un Plan de Actuación Social en las barriadas de la localidad destinados a los más jóvenes. Una iniciativa que tiene como objetivos: la integración en su entorno, la dinamización social y la participación en los asuntos que conciernen a su comunidad.

El proyecto municipal se inició en las barriadas de Antonio Muro, Ciudad Jardín y alrededores y está siendo coordinado por el Observatorio Municipal de la Infancia. Así, una decena de jóvenes entre 14 y 16 años se convierten de este modo en activos protagonistas de su propio barrio, y son ellos quienes se están encargando de analizar las circunstancias en las que viven ellos mismos, su familia y sus vecinos. Bajo el lema El barrio que yo quiero, los menores han comenzado por describir y delimitar el entorno en el que desarrollan su vida. Dentro de esta primera etapa, han realizado un exhaustivo análisis del barrio apoyado con fotografías realizadas por los propios participantes, para conocer y dejar constancia de quiénes son sus integrantes y cuáles son sus aportaciones al mismo (vecindad, comerciantes, profesorado de los centros educativos de la zona, etc.)

Una vez realizado este primer acercamiento, el programa les invita a analizar las características urbanísticas del barrio y cómo éstas influyen en la forma de vida de sus miembros, como la forma de relacionarse, utilización que se hace de los espacios públicos y ocupación del tiempo libre, entre otras. Igualmente, los servicios con que cuenta la zona también son objeto de análisis para los jóvenes, pues a través del taller que están realizando se encargan de localizar, conocer y valorar los servicios públicos y privados que integran el barrio, así como las prestaciones que ofrecen.

También se les da la oportunidad de valorar y analizar el uso que ellos mismos y su barrio hacen del mobiliario urbano, espacios de ocio y demás servicios y espacios públicos y privados. Todo ello, permite a los menores analizar la convivencia entre los miembros del barrio y reflexionar sobre las necesidades de mejora y la actitud de sus habitantes frente a ellas, con la finalidad de poder intervenir de manera positiva en el mismo.

Por otro lado, el taller no sólo sirve para la simple recogida de datos, sino que los jóvenes también deberán extraer unas conclusiones concretas que posibiliten el cambio de los aspectos más negativos: buscar alternativas, priorizar las actuaciones que deben hacerse partiendo desde la aportación personal hasta las responsabilidades de las distintas administraciones públicas.

De la misma forma, la iniciativa municipal también pretende que sean los jóvenes quienes diseñen las líneas de actuación que deben llevarse a cabo, comenzando por la difusión entre sus vecinos de la valoración que han realizado, para implicarlos en sus deseos de mejora. Además, se les insta a que adopten compromisos personales para ejecutar los objetivos del programa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios