El Camino de Santiago como metáfora de la vida cristiana

  • El arzobispo Julián Barrio inicia en Chiclana el Foro Europa Viva

El arzobispo de Santiago, Julián Barrio, ofreció anoche una conferencia en el centro Tecnotur, ubicado en el Novo Sancti Petri, enmarcada dentro de la segunda edición del Foro Europa Viva. Experto conocedor de todos los entresijos de la peregrinación a la Catedral de Santiago de Compostela, este licenciado en Teología, Historia de la Iglesia y Filosofía y Letras deleitó con sus conocimientos a todos los presentes, entre los que se encontraban algunos destacados miembros de la esfera política tanto a nivel nacional como local.

El título de la disertación era 'Peregrinación jacobea, esperanza cristiana y Europa'. Para introducir el tema, el arzobispo utilizó las palabras pronunciadas por Beatriz en 'La divina comedia', de Dante Alighieri, en referencia al lugar sagrado en que reposan los restos del apóstol: "haz que desde aquí resuene la esperanza". A partir de esta cita desarrolló una intervención en la que trató en todo momento al Camino como una metáfora de la vida cristiana. Remontándose a los orígenes del lugar como centro sagrado hasta su influencia en la actualidad, el sacerdote hizo repaso a la importancia que a lo largo de la historia ha tenido la peregrinación jacobea en la idea de Europa y en la fe cristiana.

Así, Julián Barrio se remontó a los inicios del lugar como punto sagrado de la Antigüedad, estando habitado primero por los romanos. "Cayó en el abandono en el siglo cuarto y se convirtió en un bosque que cobró todo el carácter santo que ha mantenido a lo largo de la historia en el siglo IX, cuando entre las ruinas se halló la tumba del apóstol". Narran las crónicas que fue Pelagio quien en una visión halló un lugar al que desde entonces se le conoció como campo de estrellas. "Nada hacía presagiar que este lugar de intercambio comercial sería una de las rutas de peregrinación más importantes de Europa Occidental".

Pronto, Santiago "se erigió como uno de los fuertes que facilitó la comprensión entre los pueblos europeos". Es por ello por lo que el arzobispo entiende que el mensaje que la peregrinación a Santiago ha transmitido "tiene que resonar en Europa tras un siglo en el que ha quedado herida". "Sin una renovación ética y espiritual no la reconstruiremos", defendió Julián Barrio insistiendo en que "la falta de confianza del mundo contemporáneo lleva a la trivialidad". Por esto quiso "hacer memoria del mensaje europeista de Juan Pablo II en su visita a Santiago", aludiendo a la importancia de la "unidad espiritual, siempre en respeto con otras creencias", para concluir afirmando que "un pueblo sin memoria es un pueblo sin esperanza que no sabe a dónde va".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios