Buen tiempo y devoción en la romería de la Virgen del Socorro

  • Hasta 10 carretas acompañaron a la Patrona en su recorrido hacia Las Lagunetas

Aún no había amanecido del todo y los romeros ya estaban preparados en Benalup-Casas Viejas para la partida de su Patrona, Nuestra Señora del Socorro, hacía el núcleo rural de Las Lagunetas.

A las ocho de la mañana la banda de música de esta localidad de la Janda interpretaba sus marchas para acompañar en la salida a la Virgen. Desde la iglesia que lleva el nombre de la Patrona se ponía en marcha el cortejo, en el que destacaba por encima de todas, la carroza donde estaba entronizada la Señora del Socorro. Esta carreta principal estuvo acompañada por otras 10 carretas y cabriolas bellamente exornadas. Delante o a los lados desfilaron alrededor de 70 caballistas y multitud de romeros andando, luciendo en algunos casos los trajes cortos o camperos ellos o las faldas y batas rocieras de todas las hechuras y colores las mujeres.

Pocos minutos después la comitiva traspasó los limites del casco urbano, las últimas casas del pueblo y afrontó un duro caminar por el campo, andando o a caballo entre cantos y vivas a la Virgen en dirección a Las Lagunetas. Por delante quedaban ocho o diez kilómetros de recorrido. Durante todo el trayecto los romeros estuvieron acompañados por la Guardia Civil de Tráfico y la Policía Local. Y para solventar cualquier problema también contaron con la presencia del concejal delegado de Fiestas, Juan Sánchez Campos.

Avanzaban las horas y se sumó más gente, no tan madrugadora, al cortejo. El viento de Levante amainó casi por completo y el calor dejó de ser tan sofocante. Los romeros llegaron a la altura del pantano e hicieron una primera parada para tomar un desayuno típicamente andaluz: pan moreno de campo con manteca colorá o rociado con aceite, y café. Se reanudó la marcha y cuando se cumplen las tres horas andando, los romeros hicieron una nueva parada en el Celemín para tomar las primeras copas de fino, la cervecita o el refresco que ofrecía el Ayuntamiento benalupense.

Sobre la una, en medio de un fenomenal ambiente, rezos y cantes, la Virgen llegó a la ermita de Las Lagunetas. En este lugar fue recibida por la Banda de Música de Benalup y esperaban a la Patrona más fieles que no la habían acompañado durante el camino.

La Asociación de caballistas La Montura Vaquera realizó a la llegada al templo una ofrenda floral a la Patrona. Esta entidad también ha organizado un concurso ecuestre durante el traslado de la Virgen desde Benalup con el que se pretende fomentar la afición y premiar al mejor jinete ataviado a la andaluza, mejor pareja ataviada, amazona y caballo ataviado para las categorías infantiles y adultas, y al romero y romera más destacados de este año.

Una vez la imagen en Las Lagunetas se celebra una función religiosa en honor a la Patrona, que continúa con una ofrenda del taller de baile de la Tercera Edad (cante y baile por sevillanas) y un recital de poesía dedicados a la Madre de Dios.

Después la gente se repartió por los alrededores de la ermita y poco después de las tres de la tarde en medio de un fenomenal ambiente se ofreció un almuerzo popular de garbanzos con callos acompañado del fino propio de estas fiestas. Alrededor de las siete de la tarde los peregrinos hicieron un alto en la diversión y comenzaron el rezo de víspera, que continuaría una hora y media después con el rezo del Santo Rosario ante la ermita.

Cuando comenzó a caer el sol, sobre las ocho y media los romeros prepararon el camino de regreso de la Patrona hacía Benalup. Un año más se cumple la tradición. Sobre las 10 y media de la noche se produjo la llegada de Nuestra Señora del Socorro que fue recibida con fuegos artificiales a la entrada de la población.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios