Y Bibiana se hartó de apuntar

  • La titular del nuevo Ministerio de Igualdad toma nota del aluvión de reivindicaciones de las gaditanas, se compromete a visitar el Juzgado de Chiclana, casi sin medios, y anuncia mejores pensiones para las viudas

"Esta ministra es una lianta", dijo entre bromas y veras la consejera de Igualdad, Micaela Navarro. Su homóloga en el Ejecutivo de Zapatero, la titular del recién creado Ministerio de Igualdad, le acababa de soltar el muerto de dar respuesta a una de las numerosas reivindicaciones que le lanzaron representantes de asociaciones de mujeres de la provincia, que le llenaron el cuaderno de tarea extra para llevarse a Madrid.

Y es que Bibiana se hartó de tomar notas. Porque las mujeres gaditanas dieron buena muestra ayer tarde, en el encuentro programado con la ministra en la que ha sido su primera visita oficial a la provincia tras su toma de posesión, de su compromiso y su lucha por conseguir una sociedad más igualitaria. Y por ende, "más democrática y más feliz", como recalcaría la ministra. No en vano en Cádiz hay nada menos que 213 asociaciones de mujeres y cinco federaciones.

Las mujeres abarrotaron el Salón Regio de la Diputación Provincial, copando todas las sillas (más de 130) y permaneciendo muchas de pie. Tal fue la afluencia que fue preciso habilitar en el pasillo otra sala con una pantalla, para que todas pudieran seguir un encuentro que en muchos momentos tuvo tintes de reunión de viejas amigas.

Porque, aunque la reunión empezó con veinte minutos de retraso (estaba fijada a las cinco de la tarde) y hubo que ponerle fin para que la ministra llegara a tiempo a la última cita, a las siete, para clausurar unas jornadas de la UCA, hubo tiempo para todo. Para las sonrisas que arrancó Micaela, que se llevó de calle a las mujeres con su naturalidad y desparpajo; para las más cariñosas felicitaciones a Bibiana, por su esperanzador cargo en el Gobierno central, y para la emoción que despertaron los sentidos testimonios de representantes de castigados colectivos.

El encuentro lo abrió la encargada del Área de Igualdad de la Diputación de Cádiz, la portuguesa Margarida Ledo, sentada en la mesa presidencial con Aido y Navarro. La diputada anunció que desde la Corporación seguirán trabajando para fortalecer la red de mujeres en la provincia, al tiempo que confió en que se vean pronto los frutos de la Ley Integral de Violencia de Género .

La consejera de Igualdad resaltaría la firme apuesta del Gobierno de Chaves para que las mujeres alcancen en Andalucía una tasa de actividad del 60% (está en poco más de 40). Se congratuló del gran aumento de las plazas de guardería (se ha pasado en seis cursos de 13.000 a 57.000 en toda Andalucía). Y lamentó que en la práctica, las desigualdades siguen persistiendo. "Nos da la risa ministra", le dijo a Aido, porque, denunció , "sigue habiendo subterfugios para que una mujer no cobre lo mismo que un hombre".

Bibiana Aido, por último, lanzó hasta "un grito de guerra: a igual empleo, igual salario". Y aseguró a todas las gaditanas que en Madrid, en Alcalá, 37, donde se está levantando literalmente el nuevo Ministerio, tienen su casa. "Este Ministerio es nuestro, es de todas. Os invito a ver nuestra casa". Y entonces cogió el cuaderno y se brindó a tomar nota de las inquietudes, sugerencias y reivindicaciones de las mujeres. Y no paró de escribir.

"Las órdenes de alejamiento son papel mojado", puso el dedo en la llaga la primera de las mujeres que intervino. Recordó que, con la última tragedia acaecida en Jerez, este año ya se contabilizan 39 víctimas "porque nosotras incluimos todos los casos de violencia" y demandó medidas más efectivas. Expresó el convencimiento de que las pulseras conectadas con las Fuerzas de Seguridad "son muy importantes" y evitarían muchas muertes. Y demandó más medios y más personal para el Juzgado de Violencia de Género del Campo de Gibraltar.

Muy emotiva fue la intervención de una representante de la Federación Andaluza de Asociaciones de Endometriosis, un mal que padece el 20 % de la población femenina, con chicas de 20 años que deben ser "vaciadas" y sin medicamentos, tratadas con medicinas para el cáncer de próstata, porque no se investiga este mal de mujeres. "Desde la Junta se están dando los primeros pasos. Le pedimos ayuda para que haya más concienciación a nivel administrativo", diría a la ministra, a la que obsequió con un "detallito": información de la enfermedad y una camiseta alusiva.

Las emociones siguieron fluyendo. Por Mujeres Solidarias de Sanlúcar, su representante confesó padecer cáncer. Y agradeció a Bibiana las fuerzas que le dio para seguir adelante en una visita suya a la localidad sanluqueña. Aunque le advirtió que, a la hora de luchar contra la violencia de género, hay que ahondar más en prevención, "en concienciar en las escuelas. Porque para paliarlo es demasiado tarde".

"Voy a pedir una cosa muy sencilla: necesitamos espacio", se arrancaría la presidenta de la Federación Sol Rural, de la Comarca de Jerez. "Me atrevería a pedir Casas de la Mujer. Siempre hay que pedir lo imposible para conseguir algo", desveló su estrategia ante la divertida concurrencia. "En el fondo, está pidiendo presupuestos reales, no el dinero chico con que nace el Ministerio", apuntó en voz baja una empresaria.

Encarna, de Clara Campoamor, de San Fernando, pidió igualdad "pero de la totalidad" . Ella era ayer la voz de las viudas, de muchas mujeres que se ven obligadas a tirar para adelante con "sueldos míseros". Sólo piden "una cantidad para vivir con dignidad".

Estremecedor fue el contundente comentario de una funcionaria del Juzgado 4 de Chiclana, encargado también de atender los casos de violencia sexista. "Venga y vea el día a día. No hay personal, ni una habitación para atender a una víctima. La tenemos que atender junto a los delincuentes".

Desde Mujeres Rurales de Cádiz, su portavoz denunció que en la zona rural el desempleo femenino se dispara hasta el 40%. "Queremos seguir trabajando con vuestro apoyo", diría a las representantes de Gobierno central, autonómico y provincial.

Desde Despertar, del Campo de Gibraltar, Mariluz desveló que realizan un estudio sobre los efectivos beneficios de la Ley de Dependencia, ya que se quejó de que las mujeres tengan a su cargo "a niños y ancianos". "Hay mucho por hacer en los colegios e institutos para erradicar la violencia desde la educación", recalcarían desde Mujeres Unidas contra la Violencia. "Usarnos, abusarnos", dirían, brindando el apoyo del colectivo para conseguir una mayor concienciación entre las generaciones más jóvenes.

Cerrado por problemas de agenda el turno de intervenciones, la ministra aseguró que tendrá "muy en cuenta" las sugerencias y reclamaciones. A las viudas, les anunció mejores pensiones, y le soltó la pelota a la consejera, que insistió en la necesidad de trabajar por cuenta propia para no verse obligadas a depender de una pensión heredada.

Aido se fue anunciando que visitará el Juzgado de Chiclana, para conocer las carencias, y que trasladará a quien corresponda las reclamaciones sanitarias y de falta de medios judiciales. Una fuerte ovación despidió a la ministra en su encuentro con amigas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios