El Ayuntamiento pedirá a Costas una solución definitiva para Fuentebravía

  • Esta playa, la más dañada por los temporales, se viene sometiendo a aportaciones de arena casi anuales desde 1991 y en los últimos años con materiales de canteras

La playa de Fuentebravía tiene problemas desde hace casi dos décadas y raro es el año desde 1991 en el que la Demarcación de Costas no tiene que hacer alguna aportación de arena para evitar los efectos de la erosión. Se trata de un problema que viene de antiguo y ya en el año 1999 el entonces subdelegado del Gobierno en la provincia, Miguel Osuna, anunciaba a bombo y platillo la aplicación de un plan de choque para evitar las reiteradas pérdidas de arena en esta popular playa. De aquel estudio integral, que contó con un presupuesto de 16 millones de pesetas de las de entonces, nunca más se supo, aunque prometía analizar las causas de la erosión a través de un complejo programa informático que reproduciría el comportamiento de los elementos naturales hasta dar con una solución adecuada.

Hoy, nueve años más tarde, se sigue hablando del mal estado de la playa y el alcalde, Enrique Moresco, anunció ayer que planteará a la Demarcación de Costas la necesidad de realizar un estudio definitivo sobre las causas de la pérdida de arena y sus posibles soluciones para evitar que cada año, poco antes del verano, la ciudad tenga que estar pendiente de unas obras de regeneración que a la postre no sirven para mucho.

Tampoco se mostró conforme el alcalde con el tipo de arena utilizada para las regeneraciones, arena de cantera que antes de las pasadas elecciones el entonces edil en la oposición Carlos Montero calificó de "zahorra" que ensuciaba la playa. Moresco reconoció que a él tampoco le gusta esta arena que se está utilizando para nivelar Fuentebravía y dijo que instará a la Demarcación de Costas a utilizar arena "de la mejor calidad posible", así como a ejecutar la aportación de este material antes de la temporada de verano, para evitar que esta tarea se convierta en un inconveniente para los usuarios en plena temporada alta, como ya ocurrió el año pasado.

Varias son las causas que podrían explicar esta exposición de Fuentebravía al efecto de los temporales y a la pérdida de arena. De hecho, con las últimas lluvias esta playa fue la más afectada del litoral. Hay voces que achacan la situación a la construcción del espigón de la Base Naval de Rota, que separa las instalaciones militares de Fuentebravía y que habría podido modificar los efectos de las mareas, aunque también algunos colectivos como los ecologistas achacan la posible causa a la cercanía a la playa de las construcciones existentes en la zona. De cualquier forma, lo que está claro es que la solución para Fuentebravía no parece que sea la aportación continua de arena que una vez tras otra, pese al millonario coste de la operación (244.000 euros el año pasado) se vuelve a llevar la marea.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios