Olvera

El olvereño Antonio Pérez Sánchez pregona la Semana Santa local

  • La parroquia de Nuestra Señora de la Encarnación acogió el acto que reunió al mundo cofrade

El pregonero olvereño, en el atril, exponiendo su discurso cofrade. El pregonero olvereño, en el atril, exponiendo su discurso cofrade.

El pregonero olvereño, en el atril, exponiendo su discurso cofrade.

El olvereño y cofrade Antonio Pérez Sánchez fue el encargado de anunciar y pregonar la Semana Santa olvereña 2018, en un acto que comenzó a las doce del mediodía del domingo en la parroquia Nuestra Señora de la Encarnación.

La marcha Requiem por Morente y unas palabras de bienvenida y acogida por parte del párroco de la localidad, Juan Manuel Caballero de las Olivas y Buzón, abrieron el acto. Antonio Pérez Sánchez fue presentado por la primera teniente de alcalde, Rocío Puertas, y contó con el acompañamiento musical de la Banda de Cornetas y Tambores Santa Ana de Olvera, que interpretó un total de cinco marchas, ¡A ésta es!, Hágase tu voluntad, Ave María, interpretada con piano, caja y solos de cornetas, y la Marcha Real, encargada de cerrar el pregón.

El pregonero estuvo arropado por el párroco, Juan Manuel Caballero de las Olivas y Buzón, familiares, amigos, los representantes de las distintas hermandades y cofradías, el acalde de Olvera, Francisco Párraga, concejales y concejalas de la Corporación Municipal, cofrades y vecinos de la localidad.

En torno a las doce y cuarto del mediodía, Antonio Pérez Sánchez subió al atril para abrir las ventanas de su alma y dejar salir sus sentimientos en torno a la pasión de Nuestro Señor Jesucristo. La oración del Padre Nuestro fue el hilo conductor del pregón, que duró en torno a una hora y media. En él estuvieron presentes tanto las Hermandades como el resto de olvereños y olvereñas que siendo cristianos, están más alejados de la vida religiosa de la ciudad, pero próximos al sentir cofrade. En su pregón, Pérez Sánchez recitó versos dedicados a los costaleros, a los capataces, a los cofrades, a los titulares de las diferentes Hermandades, a su madre y, como no podía ser de otra forma, a la Virgen de los Remedios, patrona de la ciudad.

Una poesía adaptada de la Esperanza de Triana del Pregón de la Semana Santa de Sevilla de 1991 cerró el pregón, que es cada año el preámbulo de la Semana de Pasión.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios