CINE

El superhéroe de hierro

  • Robert Downey Jr. da vida a Iron Man en la adaptación de uno de los personajes de mayor popularidad de la factoría Marvel, el traficante de armas Tony Stark

Poco a poco todos los personajes estrella de la mítica factoría de cómics de la Marvel van llegando al cine. Para ello la empresa de Stan Lee ha creado un sello específicamente cinematográfico para controlar que las adaptaciones sean de su agrado. De hecho, el estudio tiene entre manos ahora un ambicioso plan de producción de unas diez películas para los próximos años, que incluye personajes tan populares como Thor o el Capitán América. Pero todo depende de cómo funcionen en taquilla los dos films de la factoría que se estrenan en este 2008. Uno de ellos es El increíble Hulk, donde intentan corregir el disgusto que les dio la personalísima visión que Ang Lee hizo de este personaje hace unos años. Otro lo tenemos desde este miércoles víspera de puente a nuestra disposición en los cines: Iron Man, conocido en los tebeos como El Hombre de Hierro.

Stan Lee creó este personaje en 1963. Su fecunda imaginación decidió hacer un héroe de cómic que fuese un poco a contracorriente. Si en la década del amor entre la gente joven, principal devoradora de cómics, predominaba el pacifismo, el autor les dio un traficante de armas. Concretamente, Tony Stark, que a sus 21 años heredaba de sus difuntos padres un emporio de destrucción. Demostraba ser muy creativo fabricando artilugios para los ejércitos y no tenía escrúpulos en su negocio. Además, era joven, mujeriego y un completo vividor. Pero un día en Vietnam, punto caliente de la guerra fría en la época, era detenido por los soldados de ese país y pisaba una mina, de resultas de lo cual un fragmento de metralla se alojaba cerca de su corazón. Para salvarse ideó una armadura que le recubría. Eso le salvaba la vida y además le daba ciertos poderes. Tras escapar de su cautiverio decidió aprovechar su recubrimiento y convertirse en un nuevo superhéroe, Iron Man. La jugada le salió bien a la Marvel, pues fue uno de sus personajes más populares. Los expertos lo consideran una de las mejores creaciones del sello de Stan Lee.

El film empezó a producirse hace dos años. El estudio eligió a Jon Favreau, que hizo de Foggy Nelson en uno de los peores títulos de esta etapa de superhéroes, Daredevil. Además de sus incursiones como actor, ha dirigido títulos como Zathura una aventura espacial y Elf. Tuvo que batallar con los efectos especiales y con uno de los personajes menos familiares de la Marvel. Tony Stark mantiene su tapadera siguiendo su vida de Playboy. Tal vez por ello se eligió como protagonista a uno de los actores más conflictivos de la Meca del Cine, Robert Downey Jr., más conocido por sus problemas con la ley y las drogas que por su carrera. Se le escolta con nombres como Gwyneth Paltrow, Jeff Bridges y Terrence Howard. Mención especial merece Samuel L. Jackson, pues el da vida a uno de los personajes más pintorescos de la Marvel, Nick Furia. Lo curioso es que en los últimos cómics donde aparecía los dibujantes se basaron en este actor para caracterizarlo sobre el papel.

La historia se ha actualizado con los conflictos del Nuevo Orden Mundial. Tony Stark es el dueño de un emporio armamentístico con el que ha prestado grandes servicios al gobierno americano. Mientras se halla en Afganistán probando una nueva arma es secuestrado por guerrilleros que le obligan a trabajar para él. En su captura ha sido herido por un trozo de metralla que se aloja cerca de su corazón. Para salvarse crea una armadura. Tras volver a Estados Unidos, tiene varios frentes abiertos. Por un lado, el ejecutivo que ha dirigido el negocio en su ausencia. Por otro, perfecciona la armadura hasta convertirla en un arma eficaz. Convertido en superhéroe, descubre un complot de ramificaciones mundiales. Una buena oportunidad para probar su nueva condición de Iron Man.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios