"La gente llora cuando lee este libro"

  • La gaditana Ascensión Rivera publica su primera novela de la mano de El tercer nombre. Trata de los sentimientos de las personas relacionadas con el mundo de la droga y está basada en un hecho real

Comentarios 9

"Un libro de sentimientos". Así define la gaditana Ascensión Rivera (Vejer de la Frontera, 1957) su primera novela, titulada Tocando fondo y publicada por la editorial El tercer nombre.

Tocando fondo es un libro breve y de fácil lectura que trata el mundo de las drogas. Habla de la vida de Miguel, un drogadicto que, tras casarse y nacer su hijo, la adicción alcanza límites que no puede controlar. Pero sobre todo, trata los sentimientos de las personas que lo rodean, de sus padres, sus hermanos, su mujer y su hijo, en diferentes momentos de la vida. "Creo que eso es lo que más engancha a los lectores y les hace meterse en la historia", opina la autora.

El libro está basado en una historia real, ocurrida a una persona cercana a Ascensión Rivera. Es fruto de una promesa hecha a José, el padre del protagonista, antes de morir. Y ella lo ha escrito con la confianza de que sirva para que Miguel "lleve a cabo buenas cosas" y, sobre todo, para que pueda "reconstruir su felicidad", según aparece al final del libro en una nota de la autora. También espera que "le sirva de algo" a todas las personas que tienen el mismo problema que Miguel.

Para esta gaditana, su primera novela "es un libro muy triste. La gente llora cuando lo lee porque cuenta una historia dura: la familia se resquebraja, el protagonista tiene una autoestima bajísima y, al intentar curarse, aparece una serie de sentimientos encontrados como el odio, la envidia, los celos, la desconfianza, la inseguridad..., se siente culpable de muchas cosas". Y confiesa que lo ha escrito con lágrimas. Pero le ha servido de terapia, "para echar afuera a través de los sentimientos de los personajes mis propios sentimientos".

El título hace referencia a una recomendación que, según la escritora, hacen los psicólogos: "Para que un drogadicto se cure, antes tiene que tocar fondo".

Ascensión Rivera está satisfecha y, a la vez, muy sorprendida con la buena acogida que está teniendo su libro. Al intentar explicar lo que siente actualmente, afirma sonriendo: "Ahora me siento que no me siento. Es como si fuera una espectadora de todo lo que está pasando, porque esto es como un sueño. Escribí el libro para cumplir una promesa, para ayudar. No sabía si iba a poder publicarlo y ahora se está vendiendo muy bien. ¿Qué más puedo pedir?"

Los beneficios que obtenga de las ventas de ejemplares durante cinco años los donará completamente a la Diputación Provincial de Cádiz, para que invierta ese dinero en programas de lucha contra la drogodependencia. "A mí lo material no me importa. Además, con este libro me he abierto un camino y voy a ser más rica en expectativas", asegura.

Aunque acaba de publicar su primera novela, a Ascensión Rivera siempre le ha gustado escribir. Hace unos años, ganó uno de los premios del I Concurso Cruel de Relato Breve, a través de la Escuela de Escritores. Actualmente, trabaja en la Consejería de Asuntos Sociales en Cádiz y afirma que ahora que sus hijas son mayores puede dedicarle más tiempo a la escritura.

En noviembre de 2007 presentó Tocando fondo en Diputación y ese mismo día el representante de la editorial El tercer nombre que acudió al acto, se llevó su siguiente proyecto, "otra novela corta sobre las relaciones a través de Internet", adelanta la autora. Y parece que ya no hay quien la pare. Continúa escribiendo relatos y ya ha empezado con su tercer libro y la introducción del cuarto.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios