CINE

Washington y Crowe frente a frente

  • Ridley Scott dirige a ambos actores en "American Gangster", donde se recupera la carrera del mafioso que en los años sesenta cambió el siniestro negocio del narcotráfico tal y como lo conocemos hoy

American Gangster, el último estreno potente del 2007, que no ha tenido paciencia y llega a las carteleras en plenas navidades, es uno de estos filmes que exploran el reverso tenebroso del sueño americano. Cuenta la historia de Frank Lucas, el hombre que en la década de los sesenta, que a pesar de los hippies albergó bastantes pesadillas, cambió para siempre el negocio del narcotráfico.

Lucas poseía un gran talento empresarial que de haber sido empleado en negocios honrados lo hubiesen convertido en un tycoon a admirar, pero eligió el delito. Aunque cabe recordar aquí la famosa fase de Balzac. Detrás de cada gran fortuna se esconde un gran crimen.

En el año 2000 la vida de Frank Lucas fue aireada en un artículo del New York Magazine. Era la historia de un hombre hecho a su mismo, muy al gusto americano. Se trataba de un afroamericano nacido en Carolina del Norte de familia muy humilde. El destino lo condenaba a ganarse la vida de bracero en el campo, pero el asistir al linchamiento de su primo a manos de Ku-Klux-Klan le persuadió de buscar nuevos aires. Se marchó a Nueva York donde entró en el mundo del hampa. Con el tiempo, llego a ser el segundo de Bumpy Jonshon, capo de la mafia negra, y cuando este murió en 1968 le sucedió. Su reinado criminal duró seis años, y en ellos revolucionó el mundo del tráfico de drogas. Lucas se impuso en este triste mercado a las familias italianas eliminando los intermediarios y negociando directamente con los productores de heroína del sudeste asiático, trayendo mercancía más pura que vendía más barata. Era la época de la contracultura y del desencanto americano en Vietnam, lo que propiciaba clientes.

Tras la publicación del artículo, el productor Brian Glazer vio allí una película. Compró los derechos y encargó al prestigioso guionista Steven Zaillian (La lista de Schindler) que escribiese el libreto. El escritor se informó de buena fuente, hablando con el propio Lucas, que sigue vivo, y su bestia negra, el policía Richie Roberts, quien persiguió al mafioso implacablemente. Ambos rivales aparcaron sus viejas diferencias para hacer la película.

Glazer quería a Antoine Fuqua como director, aunque al final no prosperó. Pero fue él quien propuso al actor que hizo ganar un Oscar en Training Day, Denzel Washington, para dar vida a Lucas. El intérprete no lo vio claro y lo dejo correr. Tras el abandono de Fuqua, Ridley Scott fue el elegido, aunque hubo que esperar un tiempo a que cumpliese su cargada agenda rodajes. Scott impuso una ampliación del personaje de Richie Roberts en el guión y consiguió que fuese para su actor fetiche, Russell Crowe, en la que sería su tercera colaboración juntos tras Gladiator y Un buen año (la cuarta, Body of Lies, se está rodando en este momento). Tras estos fichajes, Washington fue de nuevo tentado y está vez accedió, venciendo sus escrúpulos a romper su buena imagen cinematográfica dando vida a un traficante asesino. Con esto American Gansgter adquirió un curioso aire de familia. Además de la relación entre Scott y Crowe, Washington se ha convertido en el favorito del hermano de Ridley, Tony, y el actor americano y australiano ya coincidieron hace doce años en Virtuosity.

El reparto se completó con nombres como Cuba Gooding Jr. o Armand Assante como uno de los capos italianos a los que se enfrento Lucas en el negocio de la droga. Además, hubo que hacer un gran esfuerzo para recrear el ambiente del barrio neoyorquino de Harlem en la época en que transcurre la acción, entre 1968 y 1974. Y es que American Gangster es como los grandes clásicos criminales, a la vez una saga de un individuo "más grande que la vida" y de la sociedad donde vive. El film de suena con fuerza para los Oscars. Ya ha conseguido nominaciónes a los Globos de Oro. Aunque el guionista y los actores ya saben lo que es ganar la estatuilla.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios