Palabras como llaves a la realidad

  • La Fundación Fernando Quiñones continúa con su Taller de Iniciación a la Escritura Creativa, que se traslada en esta edición al Centro Unicaja de Cádiz (CUC)

¿Quién no ha tenido alguna vez la sensación de toparse con un pingüino en su ascensor? O en el tresillo de su casa, que es lo mismo. Todos, por supuesto. Todos hacemos frente, casi cada día, a realidades de surrealismo destilado.

Para tratar de tragarlas, de asumirlas, existen las palabras. No hay mejor manera de encontrarse que contarse. Esa es, a grandes rasgos, la filosofía que el escritor Miguel Ángel García Argüez desarrolla en los talleres de creación literaria organizados por la Fundación Fernando Quiñones que celebran, este año, su cuarta edición. Unos encuentros que, bajo el epígrafe Lenguaje y Realidad, se desarrollarán en el Centro Unicaja de la capital gaditana, desde el próximo 28 de septiembre hasta el 18 de noviembre. La matrícula es gratuita y las plazas pueden solicitarse, durante toda esta semana, en la Fundación Quiñones.

"No hay muchos más cambios -comenta el propio García Argüez-. El curso viene a ser, sobre todo, una reflexión sobre la creación literaria en general y sobre la escritura creativa en particular. Sin olvidar, por supuesto, el aspecto lúdico y de exploración de los textos y de la importancia de las palabras no sólo como herramientas". Para el escritor, las palabras ejercen de "llaves". "Además de abrir mundos, nos sirven para explorar el día a día, para vivir más intensamente -explica-. Sirven para responder a esa pregunta que todos nos hacemos y que es '¿Qué puedo hacer yo para entender y entender lo que me rodea?'. Con las palabras -continúa García Argüez-, construimos ficción, pero también nos ayudan a mirar el libro vivo que nos circunda e intentar comprenderlo. Esa es la clave de estos talleres".

Una iniciativa, la sostenida por la Fundación Quiñones en colaboración con la Fundación Unicaja y la Junta, que "llega -apunta el coordinador- a gente de todas las edades, de estratos distintos. Algo que contribuye a formar grupos muy interesantes que terminan siempre enriqueciéndose".

"En muchos cursos de este tipo -prosigue García Argüez- lo que encuentras más bien es un foro en el que exponer tus textos y someterlos a una cierta labor de edición. Aquí, sin embargo, lo que intentamos es tratar no sólo la faceta como autor, sino como lector y persona enamorada del lenguaje. Las palabras no son un adorno, sino que contribuyen a construir el mundo, a indagar sobre la realidad en general y el mundo interior en particular".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios