Solana y Yalili coordinan por teléfono las negociaciones previstas

  • El diálogo será el primer contacto entre los representantes del Grupo 5+1 (EEUU, Francia, Reino Unido, Rusia y China, más Alemania) e Irán

El alto responsable para la Política Exterior de la Unión Europea, Javier Solana, y el principal negociador iraní en materia nuclear,Said Yalili, retoman las negociaciones sin precisar el contenido de la discusión, tras el primer contacto en la reunión del pasado 19 de julio en Ginebra.


El portavoz del ministerio iraní de Exteriores, Hasan Ghashghavi, ha dicho en una rueda de prensa que "el programa nuclear es estratégico para Irán", y que las conversaciones con Solana continuarán, según la agencia pública iraní de noticias IRNA.

Irán defiende que su actividad nuclear tiene un carácter pacífico, mientras que el Consejo de Seguridad de la ONU alberga grandes dudas sobre el fin último del enriquecimiento de uranio y pretende evitar que Teherán intente conseguir el arma nuclear.

Durante un encuentro con Jalili celebrado el 19 de julio en Ginebra, representantes de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU y de Alemania otorgaron a Irán un plazo de dos semanas para responder a una oferta de cooperación.

Esta propuesta contiene medidas de cooperación económica y política a cambio de la suspensión de las actividades de enriquecimiento de uranio por parte iraní.

La oferta prevé un período de seis semanas durante las cuales Irán se comprometería a no instalar más centrifugadoras para el enriquecimiento de uranio y las grandes potencias se abstendrían de imponerle nuevas sanciones.

Sin embargo, el portavoz de la diplomacia iraní, Hassan Ghasghavi, ha rechazado que Teherán brindase su respuesta a esta propuesta durante la entrevista telefónica entre Solana y Jalili.

Ghasghavi dijo en cambio que Teherán "decidió continuar la negociación con un enfoque positivo que cree una atmósfera constructiva".

Pero estas declaraciones no se correspondían con el tono poco conciliador utilizado el fin de semana por el presidente iraní, Mahmud Ahmadinejad.

"La nación iraní no cederá ni un ápice en sus derechos nucleares", había declarado Ahmadinejad el sábado al recibir a su homólogo sirio Bachar al-Assad en Teherán.

Con una respuesta negativa a la oferta de las potencias, Irán se expone a nuevas sanciones, que se añadirían a las tres series de medidas ya adoptadas por el Consejo de Seguridad de la ONU.

Estados Unidos ya advirtió el viernes pasado que habría "consecuencias negativas" en caso de que Teherán deseche la oferta.

Los occidentales temen que el programa nuclear supuestamente civil de Irán esconda fines militares.

La Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) expresó en su último informe de mayo su "seria preocupación" sobre "supuestas actividades", dando a entender que Irán tiene un objetivo militar.

En su informe, la AIEA dijo que Irán se comprometió a responder a las preguntas sobre estas actividades, calificándolas sin embargo de "faltas de fundamento".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios