Hillary volverá a jugársela el martes en las primarias de Indiana

  • Los problemas de Barack Obama le han venido a Hillary Clinton como anillo al dedo, al darle empuje para encarar con fuerza las primarias del martes en Carolina del Norte e Indiana, donde necesita ganar

Los problemas de Barack Obama le han venido a Hillary Clinton como anillo al dedo, al darle el empuje necesario para encarar con fuerza las primarias del martes en Carolina del Norte e Indiana, un estado en el que necesita ganar. Distintos asesores de Hillary lo han dejado claro en las últimas semanas: la derrota en Indiana representaría el fin de las ambiciones políticas de la senadora demócrata.

Algunos como James Carville, asesor de la ex primera dama y "clintoniano" donde los haya, han ido incluso un paso más allá, al pronosticar que quien gane en Indiana, un estado incrustado en el corazón del país, se hará con la candidatura presidencial demócrata. La campaña de la senadora ha hablado menos de Carolina del Norte, en donde Obama parte como claro favorito.

Sea como sea, y aunque lejos de hacer pronósticos tan contundentes como los de Carville, los expertos coinciden en la importancia de la cita de Indiana para Hillary. "No hay ni la más mínima duda de que necesita ganar", dijo a Efe Thomas Schwartz, profesor de historia de la Universidad Vanderbilt, quien asegura que, de lo contrario, "Hillary tendría que retirarse".

Para tranquilidad de la senadora, las encuestas la colocan a la cabeza en Indiana. Real Clear Politics, un centro que compila encuestas, le otorga hoy una ventaja de seis puntos porcentuales tras realizar una media de 16 sondeos diferentes. El profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Purdue (Indiana) James McCann aconseja no lanzar las campanas al vuelo, al señalar que todavía hay un elevado porcentaje de indecisos que podrían dar su respaldo a Obama, a quien se conoce bien en Indiana por ser senador del vecino estado de Illinois.

Aun así, existe consenso en que Hillary atraviesa por su mejor momento en meses. "Me siento bien. Progresamos día a día", afirmó el jueves en un mitin en Kentucky. La victoria en Indiana no logrará que la senadora desbanque a Obama, quien, pase lo que pase, todavía tendrá más delegados, pero sí le permitiría esgrimir el argumento ante la elite del partido de que es ella la que tiene más posibilidades de ganar las elecciones el 4 de noviembre.

Esa elite, un grupo de 800 personas conocidas como los "superdelegados" (líderes del partido y funcionarios electos), podrían tener la última palabra en la contienda, ya que ninguno de los dos aspirantes demócratas logrará los 2.025 delegados necesarios para hacerse con la candidatura presidencial.

Hillary sostiene, en esa línea, que ha sido capaz de ganar en los estados más grandes y claves como Ohio y Pensilvania, y que atrae a grupos de votantes que serán decisivos como la clase obrera. Su victoria en Indiana reforzaría esa impresión. Al igual que en Filadelfia, Hillary ha ganado terreno en Indiana, un estado conservador famoso por sus plantaciones de maíz y su pasión por el baloncesto y las carreras de automóviles, con un mensaje populista que ha calado entre la clase obrera.

Indiana es un estado más "blanco", menos educado y más pobre que la media del país, características demográficas que favorecen a la campaña de Hillary. Además, sus habitantes son poco amantes del "cambio", el mensaje central de la campaña de Obama, y están desilusionados por la pérdida de puestos laborales, lo que ha permitido que la promesa de Hillary de que creará "trabajos, trabajos, trabajos" tenga gancho.

Aun así, no falta quien llame la atención sobre el hecho de que sea Hillary, quien creció en una familia acomodada y es parte de la elite política de Washington, la favorita de la clase obrera y no Obama, un afroamericano de origen humilde hecho a sí mismo. "Es realmente interesante", apuntó Schwartz, quien reconoce que Obama tiene mucho más tirón con la clase intelectual. "Yo diría que aquí, en la universidad, el 80 por ciento de los profesores respaldan a Obama", destacó el experto.

Queda por ver cuál de esas dos fuerzas será la que finalmente se imponga en esta larga lucha por la candidatura presidencial demócrata.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios