Besos y apretones al grito de "presidente"

  • Una multitud recibe al candidato en el Plan Renfe de Córdoba · La venta de productos con la bandera española tiñe el acto de patriotismo

Gustaron la "honradez", la "normalidad" y la "sinceridad de su discurso". Los seguidores de Mariano Rajoy abarrotaron ayer el hotel Córdoba Center y recibieron al candidato del PP a La Moncloa entre aplausos, vivas, besos y apretones. Alrededor de 1.500 personas -según fuentes de la organización del acto- se congregaron en el Plan Renfe para recibir a un Rajoy asediado por decenas de medios de comunicación de todo el país que derrochó sonrisas, besos y saludos por doquier al grito de "presidente".

"Ha sido fantástico, maravilloso, genial. Lo mejor de su programa son los asuntos económicos y las propuestas para lograr la conciliación de la vida familiar y el trabajo", subrayó una vecina de las Ollerías, María del Carmen del Rey, que se definió como "una licenciada en Derecho, parada y madre de familia". Al acto acudieron, sobre todo, mujeres, pues la intención del líder popular era presentar las propuestas de su partido relacionadas con la igualdad. La actualidad, sin embargo, dominó, y Rajoy tuvo que saltar de un tema a otro ante un auditorio entregado por completo en el que no cesaron de ondear banderas de España y Andalucía hasta que Rajoy lanzó su última frase: "Vamos a ganar las elecciones".

El merchandising estuvo muy presente en el ambiente. En el interior, un comerciante ofrecía todo tipo de productos con los símbolos nacionales y, a la entrada, tres jóvenes hacían el agosto con la venta de lazos de la bandera española. "Esto da para vivir, sin grandes lujos, para comer y para gasolina. Seguimos la caravana del PP pero vamos por libre. Llegamos a una ciudad y buscamos pensión, algo económico. Llevamos dos semanas así y terminaremos en el acto central de Madrid", relató una estudiante de Economía madrileña, Marta González.

La mayoría de los asistentes, no obstante, fueron cordobeses, y buena parte de ellos jubilados. "Lo que más me gusta de Rajoy es que dice verdades sobre el trabajo, la educación, la sanidad y la cultura. Reivindica el esfuerzo", expresó una residente del centro, Marisa Vidaurreta.

Otra mujer admiró su insistencia por hacerse oír: "Ha conseguido que su discurso pueda escucharse a pesar de que se le intenta desprestigiar continuamente", dijo María Luisa Fernández, del Tablero. Ella acudió al mitin con una amiga y siguieron "con los ojos bien abiertos" todo el discurso: "La propuesta para aumentar la prestación a las viudas es excelente", afirmaron. En el acto también se colaron hombres: "El discurso ha sido como tienen que ser los discursos. Sin introducir nada de tensión. Posee todos los méritos para ganar las elecciones", afirmó Juan Luis Molina, de la Judería, mientras intentaba saludar a Rajoy entre la multitud.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios