Acebes y Caldera echan el pulso con la Ley contra la Violencia de Género

  • El PSOE promete profundizar en la norma y el PP considera "intolerable e inaceptable" que se diga que el texto funciona.

Comentarios 4

Si el 'martes negro' de la violencia de género provocó que ayer los dos grandes líderes políticos, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy, aludieran por fin a esta lacra social en sus mítines electorales, hoy por la mañana la ley y las víctimas ya eran munición para la campaña. Mientras el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, prometía "profundizar en todas y cada una de las medidas políticas y compromisos que sean necesarios" para acabar con la violencia de género, el secretario general del PP, Ángel Acebes, consideró "intolerable e inaceptable" que se diga que la Ley funciona con cuatro asesinadas sólo este martes.

Después de la peor jornada de la historia desde que se contabilizan las víctimas de los malos tratos en cuanto a violencia de género se refiere, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, prometía ayer, durante un mitin en Bilbao, convocar la Conferencia de Presidentes Autonómicos, si resulta vencedor de las elecciones del 9-M, para elaborar un pacto conjunto contra la violencia machista. Por su parte, el líder del PP, Mariano Rajoy, prometía "dar la batalla" contra la violencia de género con más medios especializados y mayor atención a las víctimas.

Hoy, Caldera, durante un acto del PSOE sobre Discapacidad, consideró la Ley contra la Violencia de Género como "un instrumento necesario", aunque seguramente "no suficiente" a la vista de las cuatro últimas asesinadas el martes y las dos apuñaladas ayer. Además de la promesa de Zapatero de convocar a los presidentes autonómicos -que "tienen muchas competencias en esta materia, señaló el ministro- Caldera también avanzó el compromiso de los socialistas de "desarrollar" el Plan Nacional de Sensibilización y Prevención, que ya aprobó el Consejo de Ministros en 2006.

El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales consideró que "una de las medidas que hay que poner inmediatamente en marcha" son las "campañas de sensibilización permanentes" que hagan hincapié en la gravedad del problema de la violencia machista, en la vulneración de los derechos fundamentales y la comisión del delito que supone. Unas campañas que se centrarán en el "rechazo absoluto hacia el agresor" y que pongan de manifiesto que "los derechos que nuestra legislación reconoce a las mujeres", con independencia de su origen, nacionalidad o religión "estarán siempre por encima de cualquier otra consideración".

Caldera también se refirió durante su intervención a la acusación de Rajoy a Zapatero en el reciente 'cara a cara', durante el que le achacó que el PSOE había dedicado la legislatura a asuntos que no le importan a los ciudadanos. El ministro se preguntó, en este sentido, si acaso no le importa a los ciudadanos la Ley de signos, la ley de Igualdad, la Ley de la dependencia, la mejora de los derechos de los discapacitados, los derechos de los autónomos o el que tres millones de españoles hayan encontrado empleo, porque "es a eso a lo que hemos dedicado la legislatura".

Por su parte, el secretario general del PP, durante un mitin en Salamanca, se refirió a las declaraciones que hizo ayer Caldera, y en las que aseguraba que "la ley de violencia de género está funcionando, como cualquiera puede comprobar", leyó textualmente Acebes, que sentenció: "Que esto lo diga el responsable de la política social el día que ha habido cuatro muertes, cuatro mujeres asesinadas por violencia de género, es intolerable e inaceptable". Además, reprochó que sea Caldera el que hable de este asunto, "el mismo señor que dijo cuando había muertes por violencia de género en los gobiernos del PP que se debían a la insensibilidad del PP". 

"Yo no voy a hacer eso ni le voy a devolver con la misma moneda", añadió el número dos del PP, que consideró necesario "un compromiso para que entre todos juntos abordemos de una manera seria y eficaz una de las mayores lacras que tiene en estos momentos nuestra sociedad. Que no haya excusas, ni eximentes, ni atenuantes para que puedan burlar el ejercicio de la ley, que haya unos planes concretos de prevención y de protección a las mujeres maltratadas, que lo atajemos  con la educación y la formación, es decir, un plan completo". "Ni Salamanca ni España se merecen un ministro como Caldera", proclamó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios