"Las movilizaciones en servicios municipales han sido injustas"

  • El alcalde cree que detrás de los conflictos vividos en los últimos meses ha podido haber un interés político con la intención de desgastar al equipo de gobierno municipal

Comentarios 4

Acaba de cumplir un año al frente del equipo municipal de gobierno y el alcalde, Enrique Moresco, se siente satisfecho del trabajo realizado, aunque sabe que los resultados de su proyecto político no serán tan visibles a corto plazo como a él le hubiera gustado.

-¿Sabía dónde se metía cuando se presentó como candidato a alcalde?

-Lo sabía, pero no hasta las últimas consecuencias. Hasta que no vives de lleno la situación nadie puede suponer lo que de verdad es esto. Aunque ya tenía experiencia de gobierno no es comparable la responsabilidad como alcalde y había muchos problemas que desconocía y que me han complicado mucho la labor. No es lo mismo arrancar con un Ayuntamiento en orden que empezar con miles de problemas, a los que hay que sumar la crisis económica. Creo que no ha habido ninguna situación tan mala en el Ayuntamiento como la que hemos cogido nosotros. Aún así, este equipo de gobierno la va a superar. Hemos tomado medidas valientes en asuntos como las viviendas ilegales o los problemas económicos, no hemos adoptado medidas populistas sino que hemos hecho las cosas que había que hacer.

-¿Ha llegado a verse desbordado en algún momento?

-Sí, hay días que transcurren con normalidad y a última hora te vienen cinco problemas gordos de golpe. Ahí es donde un alcalde tiene que mantener y transmitir a su equipo calma y serenidad. Eso de la soledad del líder es verdad, un alcalde debe ser el último en ponerse nervioso.

-Habla siempre de la herencia recibida. ¿De verdad no se ha encontrado nada bueno a su llegada a la Alcaldía?

-Sí, había cosas bien hechas y ha habido gestiones que he aplaudido públicamente. Pero lo malo era mucho. Cuando ha habido cosas buenas las he reconocido, no soy como los ediles de IU que hasta lo bueno lo ven malo.

-Algunos se quejan de que se ven pocos cambios.

-El ciudadano quiere que se arregle todo de una vez y eso es imposible, los primeros que tenemos prisa somos nosotros, pero es imposible. El Puerto tiene tal cantidad de necesidades que es imposible hacerlas con los recursos que tenemos. La crisis afecta a todas las administraciones y los ayuntamientos estamos un poco hartos de ser los que afrontamos todos los problemas de los ciudadanos sin recursos. Estamos intentando tomar medias alternativas mediante concesiones administrativas, o peticiones de colaboración a cajas de ahorros y a empresas privadas.

-Las urnas le dieron once concejales y ahora suman trece. ¿En algún momento dudó de la viabilidad del pacto?

-Nunca. Normalmente analizo mucho las cosas, el cierre final del equipo de gobierno tardó meses, porque había que hacerlo bien. Era imprescindible, un cambio drástico requiere una estabilidad del equipo de gobierno y tal y como está la ley electoral, los pactos son necesarios, y más cuando desde la oposición el PSOE anunció un tripartito y como no salió, auguró una oposición dura. Eso está perjudicando a El Puerto.

-Usted ha lamentado en múltiples ocasiones la actitud de la oposición en estos meses. ¿Qué es lo que peor le ha sentado?

-Creo que en política no vale todo. Lo que peor me sienta es que se mienta y se le intente dar la vuelta a la realidad y eso se ha hecho con la tasa de basura, la adjudicación de la limpieza, la Plaza de Toros… pero el tiempo pone a cada uno en su sitio y se ha demostrado que las decisiones eran las correctas.

-Parece que su principal resquemor es contra el PSOE, ¿no?

-Es el que ha adoptado una actitud más dura, incluso en contra de los intereses de El Puerto, y eso me duele. Hay algunos temas a los que se oponen sólo por quemar al equipo de gobierno. Creo que es una actitud desleal.

-¿Y las movilizaciones laborales? ¿Cree que hubo también intenciones políticas para desgastar al gobierno?

-Es delicado decirlo. Creerlo, lo creo pero no lo puedo demostrar. Ha sido mucha casualidad que después de muchos años con la misma situación saltaran todas las movilizaciones prácticamente a la vez. Me parece injusto, porque son problemas que vienen de años atrás y ahora, con un nuevo Ayuntamiento, han explotado sin darle un respiro a un nuevo equipo que quiere cambiar las cosas. No obstante, creo que la postura del equipo de gobierno ha sido la más adecuada, sin entrar directamente en cuestiones que no eran competencia del Ayuntamiento, aunque evidentemente se veía afectado.

-En estos meses su equipo ha sufrido una baja, la de Ignacio Colón. ¿Tanto afecta la política a la vida personal?

-Sí, y más en una persona como Ignacio Colón que no estaba metido antes en la política. Nadie sabe qué punto de exigencia necesita. Además estaba en un área dura, ha pasado por tres posibles huelgas y las ha sacado adelante, ha hecho una magnífica gestión. Compaginar la vida laboral con la personal es muy difícil, sobre todo sin experiencia y en la situación tan dura que hemos vivido. Cuando entras en política es cuando te das cuenta de lo que supone.

-Uno de los ediles que ha sido más atacado ha sido Carlos Montero.

-Ha sido atacado por algunos pero defendido por todos los demás. La Policía Local es problemática en toda España. Todos los alcaldes se quejan de que uno de sus principales problemas vienen de la Policía. Aquí además el Cuerpo lleva 16 años con problemas y sin directrices políticas y ahora que se han querido poner ha pasado esto. Sé que tenemos magníficos profesionales en la Policía Local que a veces se ven enturbiados por circunstancias colaterales que hay que limpiar. Nos interesa tener una Policía Local de la que estemos orgullosos.

-¿Pensó en algún momento enel relevo de Montero?

-No, nunca. Él ha intentado siempre poner de su parte, pero en las mesas se decía unas cosas y por detrás otras. Ha seguido siempre en la misma línea, es una persona muy recta y yo le he pedido que además sea lo más dialogante posible.

-Hablando de cambios. ¿Por qué no entró Rafael Orrequia en el Gobierno?

-Rafael está metido en política y sí sabe lo que es. Al no salir tras las elecciones ya tenía su vida personal organizada y ahora era difícil cambiar.

-Pero él se mostró ilusionado con la entrada en el gobierno.

-Me dijo que estaba a disposición del partido y que ahora mismo no le interesaba pero que quería que se siguiera contando con él. Los partidos tiene equipos detrás con los que se cuenta también para el trabajo diario. Tuvo dudas y le pedí que se lo pensara bien. El problema fue organizar y coordinar su vida laboral con la política.

-¿Tiene en mente alguna otra remodelación de competencias?

-No, creo que el equipo está estabilizado y tras un año de mandato, el gobierno está totalmente consolidado. Mi equipo ya ha cogido las riendas y noto más solidez en los concejales, cada vez conocen mejor el funcionamiento de la administración y se sienten más seguros.

-Usted ha dicho varias veces que este año ha sido el del trabajo de trastienda, que los resultados se verán a partir de ahora. ¿Está ya el Ayuntamiento en orden?

-El orden se tarda mucho en alcanzar, pero estamos encaminados. No lo estamos haciendo solos, sino con los técnicos municipales, que son los primeros que quieren que haya orden en el Ayuntamiento. Para eso tiene que haber una decisión política. Uno de mis objetivos es sacar más partido a las nuevas tecnologías, poner orden también a nivel organizativo. Estoy muy orgulloso de la coordinación que estamos logrando en el equipo de gobierno para evitar duplicaciones de obras y el mal uso de los recursos, aunque se tarde un poco más en hacer las cosas.

-¿Con qué actuación fundamental se daría por satisfecho al término del presente mandato?

-Evidentemente con el PGOU (Plan General de Ordenación Urbana) y el PEPCH (Plan Especial de Protección del Conjunto Histórico). La planificación urbanística es la base de todo y a partir de ahí, la creación de viviendas de VPO será algo básico, así como la reactivación de la economía local. Los asuntos de vivienda y empleo son fundamentales. El proyecto de VPO que estamos preparando será espectacular y lo presentaremos de aquí a final de julio. Será algo nunca visto en la ciudad, con el objetivo de reactivar la construcción de un número espectacular de viviendas sociales.

-¿Le queda algo de tiempo para sí mismo o sueña con los problemas de la ciudad?

-Muy poco. Echo de menos pasar más tiempo con mi familia. Yo siempre ha dicho que tienes que tener vida al margen de la política. Yo estoy tan metido en este proyecto que no echo en falta tiempo para mí, aunque sí para mi familia. Cuando me preguntan si duermo bien, digo que duermo estupendamente porque estoy tan cansado que caigo rendido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios