Chaves abandona su postura neutral y apoya a Córdoba para la Capitalidad

  • El PSOE fuerza la máquina electoral ante la posibilidad de mantener los cuatro diputados en Madrid y respalda ahora la propuesta cordobesa pese a haber mantenido durante años una ýneutralidad activaý

Córdoba ha esperado este gesto durante años y ha llegado a 11 días de las elecciones. El presidente de la Junta y candidato del PSOE a la reelección, Manuel Chaves, se desprendió ayer de todo complejo y anunció su apoyo a que la ciudad se convierta en Capital Cultural en 2016. Así, de un plumazo, Chaves dejó en la cuneta aquella ya famosa neutralidad activa de la que ha hecho gala cada vez que se le ha pedido un pronunciamiento al respecto y fue tajante al argumentar su decisión: “Córdoba es la mejor oferta”. Esta visión que parece tener tan clara ahora el cabeza de cartel socialista la ha ocultado durante esta legislatura, a pesar de que ayer aseguró que siempre se ha mostrado a favor de la opción cordobesa.

 No ha sido así y la excusa que se ha usado para sostener ese distanciamiento era que su condición de responsable institucional no le permitía decantarse por una ciudad u otra. Y es que el regalo que el candidato dejó ayer en Córdoba en su primera visita a esta circunscripción desde que comenzó la campaña contrasta con el jarro de agua fría que ha supuesto para Málaga, que también compite en la carrera. La conclusión es clara: si el aún presidente andaluz gana las elecciones, como así vaticinan todas las encuestas, la Junta trabajará abiertamente del lado de la propuesta cordobesa.

No es casual esta decisión. Con el 9 de marzo ya a la vuelta de la esquina, los partidos hacen sus cábalas electorales y preparan estrategias y discursos en función de las perspectivas que tengan en cada provincia. Después de un tiempo en el que los augurios no eran del todo buenos para los socialistas cordobeses, fuentes de la dirección regional aseguraron ayer a el Día que los sondeos que llegan  desde Ferraz hablan de un escenario muy favorable en las generales, donde el PSOE cordobés podría, según las mismas fuentes, mantener el cuarto diputado a pesar de que la circunscripción pierde un acta de parlamentario. Así, la proporción sería cuatro representantes para la lista que encabeza Carmen Calvo y dos para el PP. Tampoco son contrarios los datos para el Parlamento andaluz, Cámara en la que, apuntaron las fuentes, podrían igualmente conservar el séptimo diputado.

Por el contrario, en Málaga el panorama parece inamovible con cinco actas en el Congreso y ocho en el Hospital de las Cinco Llagas. Así, la consigna es pelear en Córdoba, donde al anuncio de Chaves de ayer se une la visita que hará Zapatero el día 6 a la ciudad. La organización prepara un acto en el polideportivo de Valdeolleros en el que espera meter a 3.000 personas. En este sentido, Málaga aparece doblemente castigada, ya que además de quedarse sin el apoyo del PSOE para su candidatura de 2016 también ha visto como el presidente del Gobierno central ha retocado su agenda y ha cambiado la capital de la Costa del Sol por la ciudad de la Mezquita. Sea como sea, es una apuesta arriesgada para el candidato socialista por Andalucía, por mucho que sus compañeros de filas en Córdoba celebraran ayer el anuncio, ya que supone encumbrar una opción y dejar en el cajón la otra. Como dice el refrán: ¿Qué dedo me corto que no me duela? Chaves le ha metido el tajo en este caso a Málaga.

El también secretario general del PSOE-A hizo hincapié en sus razones para adoptar esta postura, a sabiendas de los recelos y reproches que iba a provocar a 160 kilómetros de distancia. A su juicio, hay que respaldar la candidatura de Córdoba no sólo por lo que la ciudad representa desde el punto de vista cultural, sino “porque fue la primera que me lo pidió, la primera con la que me comprometí y la primera en la que se han puesto en marcha proyectos para mejorar su oferta, entre ellos el Aeropuerto”.

Córdoba también era la primera en todos esos aspectos hace meses y Chaves rehusó una y otra vez retratarse, intentando así no crear conflictos institucionales o entre territorios.

De hecho, los apoyos explícitos que hasta el momento habían mostrado hacia la opción cordobesa tanto el presidente José Luis Rodríguez Zapatero como el ministro Miguel Ángel Moratinos levantaron en su día ampollas en Málaga. Por un lado, el Ayuntamiento, con el PP al frente, lo creía una ofensa, mientras que los socialistas de la tierra no sabían dónde meterse al ver ninguneada a su propia ciudad.

El aspirante del PSOE a seguir al frente del Gobierno andaluz quiso zanjar todo debate al afirmar que Córdoba “es la que reúne mejores condiciones y está más preparada” para alcanzar el reto, y manifestó que todas las inversiones a las que se comprometió la Junta “para tener una buena oferta y de calidad las estamos desarrollando”.

03660630

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios