fútbol tercera división

El líder se deja dos puntos

  • El Cádiz B perdona al Ciudad de Lucena, pese a que comienza ganando y ofrece momentos de ambición, y ya sólo aventaja en cinco puntos al Ceuta

Ataque sobre la portería del filial amarillo con el portero David Gil muy atento a la jugada. Ataque sobre la portería del filial amarillo con el portero David Gil muy atento a la jugada.

Ataque sobre la portería del filial amarillo con el portero David Gil muy atento a la jugada. / cádiz cf

El Cádiz B fluctuó episodios de admirable ambición y otros caracterizados por la comprensible prudencia, extrayendo finalmente un punto en el cuarto empate grabado durante los seis últimos duelos.

El conjunto de Baldomero Hermoso, Mere, se personó en el estadio Ciudad de Lucena poblando las demarcaciones de su oponente y ejerciendo una presión elevada y perturbadora. El equipo local aceptó el desafío y mantuvo su modelo futbolístico basado en combinaciones deslizantes y constantes.

En un ecosistema de alternancia al dominar el balón y los espacios, un choque entre Manu Sánchez y León provocó la pronta retirada a vestuarios del lateral izquierdo del Ciudad de Lucena y el ingreso de Samu González. Los de Diego Caro, repetidamente dividido en dos mitades, exponían recursos válidos para atosigar al filial cadista cuando avanzaban sincrónicamente.

Ambos contendientes progresaban con desparpajo hacia el área del rival, desbarrando en la finalización de sus acciones. Como solución subsidiaria, el Cádiz B no rehusaba emitir desplazamientos desde la retaguardia dirigidos a Peter y Manu Vallejo.

Agotados los primeros 30 minutos, el Ciudad de Lucena enfiló con determinación la portería de David Gil, prioritariamente desde el carril zurdo. Juan Guerra, concluyendo una conexión maravillosa entre David Carmona y Samu González en el perfil izquierdo, cabeceó al palo, y Francis Martos dibujó una precisa curva, despegada por milímetros del poste izquierdo. El Cádiz B replicó inmediatamente, a través de un remate de Juampe repelido por Jorge.

Al retorno de las respectivas casetas, el Cádiz B logro irradiar autoridad. Los discípulos de Mere obtuvieron la propiedad del esférico y obligaban a bascular constantemente al Ciudad de Lucena.

Como efecto directo, Javi Pérez trazó una incursión lineal hacia la raya de fondo y filtró un balón transformado en gol por Peter desde una posición acrobática. Instantes más tarde, el mismo delantero nigeriano cabalgó velozmente, por delante de sus marcadores, y únicamente su lentitud al disparar le impidió ampliar la renta de su equipo.

Enfrente, el plantel celeste, que incurrió en excesivas pérdidas incomprensibles, denotaba incapacidad al terminar sus operaciones ofensivas. La defensa de Mere, la más fiable del grupo X de Tercera División, resolvía fácilmente los balones aéreos. Simultáneamente, Jorge rebajó a saque de esquina una tentativa de Manu Vallejo desde treinta metros, como respuesta a un centro malintencionado de Fran Lara.

Una sustitución incomprendida por el futbolista perjudicado modificó el guion. Diego Caro sentó a David Carmona y ordenó la aparición de Víctor Díaz. El ariete cordobés, con un testarazo espléndido tras una asistencia de Juanse, anotó en su primer contacto con la pelota. La igualada anticipó un mayor protagonismo del Ciudad de Lucena entre chispazos de un Cádiz B que evidenció mayor ansía de victoria hasta el pitido final.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios