“Valoraré la opción de cambiar de portero; jugará el que esté mejor”

  • El entrenador cadista hace un repaso de la actualidad de su equipo y dice que espera estar salvado tras ganar en Vigo

Comentarios 19

—¿Sabe mejor el punto conseguido ante la Real conforme han ido pasando las horas?

—Nos ha dejado un sabor agridulce. Teníamos los tres puntos en la mano y estamos indignados por haberlos dejado escapar, pero hay que valorarlo en su justa medida y, como mal menor, el empate no es malo. Nos da rabia no haber finiquitado la permanencia, pero esperamos sellarla muy pronto.

—Hay quien dice que la reacción del equipo en el descanso es muy sospechosa. Y en época de maletines...

—La rumorología siempre existe y es la salsa del fútbol, pero esto cae por su propio peso. Nosotros nos jugamos lo mismo o más que el Málaga o el Sporting y estábamos suficientemente motivados como para cambiar radicalmente tras del descanso. Sabemos que no podemos coquetear más con esta situación porque van pasando las jornadas.

—¿Por qué defendió tan mal el equipo en los últimos minutos del partido del domingo?

—Tuvimos que hacer un sobreesfuerzo para darle la vuelta al partido y en la primera parte ya tuvimos que hacer un derroche importante. Tras nuestro segundo gol, ellos se fueron arriba y nosotros no es que reculáramos, sino que notamos el cansancio y tampoco se puede olvidar que enfrente había un buen equipo, que había puesto en el campo dos delanteros más. Tuvimos problemas en la banda izquierda porque tanto Natalio como Dani tenían problemas físicos y la Real se dio cuenta que teníamos esa zona desprotegida.

—Es un hecho evidente que Contreras no está nada afortunado en los últimos partidos. ¿Se ha planteado hacer un cambio?

—Contreras es un especialista y cuando se produce un fallo llama más la atención que si es un jugador de campo. Cuando un futbolista no está en un buen momento te tienes que plantear la sustitución, y para eso tenemos tres porteros en la plantilla. Cabe la posibilidad de que haya algún cambio.

—Pero no lo tiene todavía decidido, ¿no?

—Hay que hablar, analizar bien la situación. Hay jugadores que llevan bien la presión y otros que no tanto, pero el puesto de portero es muy especial. Habrá que valorarlo todo y tener claro que hay que aprovechar el buen momento de cada jugador. Si hay que tomar la decisión de poner a otro, se hará. Jugará quien esté mejor.

—¿Ve a su equipo evolucionando desde que llegó?

—Sí, estoy muy satisfecho. Incluso en las derrotas hemos demostrado profesionalidad y entrega y eso tranquiliza. Llevo poco tiempo, pero los jugadores están captado mi idea. Independientemente del sistema, el equipo se entrega y eso es lo más importante. Según mi forma de ver las cosas, el futbolista tiene que terminar el partido extenuado y sin ganas de nada, sólo de irse a su casa a descansar.

—Después del partido en Ferrol tuvo una animada charla con sus jugadores. Esta vez no ha habido reunión. ¿No hay que recriminar después del empate?

—Siempre hay cosas que comentar, pero mi charla después de Ferrol no fue con el látigo. Sólo hablamos de aspectos como la concentración, lo que pasa es que, por mi forma de expresarme, parece que estoy enfadado, pero no es así.

—¿Ve cercano el momento de certificar la permanencia?

—Sí. Me gustaría llegar a las tres últimas jornadas con el equipo salvado porque no es nada agradable jugar con esta ansiedad. Así no disfrutan ni los espectadores ni nadie. Ojalá contra el Sevilla Atlético, o antes, el Carranza vea un partido tranquilo.

—Parte de la afición pidió el domingo once Raúl López. ¿Qué opina?

—Lo hicieron después del primer gol de la Real, cuando peor lo estábamos haciendo, pero es normal que la afición valore a los jugadores que lo dan todo en el campo.

—Tanto Enrique como Kosowski juegan mejor como suplentes que como titulares, ¿no?

—Es gratificante ver que tenemos dos jugadores en esa posición, aunque a veces las cosas no salgan como queremos. Los dos quieren ser titulares y nos podemos aprovechar de esa competitividad que existe.

—¿Le resulta complicado dejar fuera de la convocatoria a jugadores fichados este año como Parri o Bangoura, entre otros?

—En el fútbol no se ganan los partidos por el nombre y no vamos a tener una deferencia por el currículum. Las deferencias se ganan en el campo. Si no, hay que buscar otras alternativas. Me da igual el contrato de cada uno y el nombre. Yo miro otras cosas.

—¿Necesita mucho más tiempo para que el equipo tenga las señas de identidad que busca?

—Creo que se va pareciendo, aunque sólo lleva cinco partidos. Yo entiendo los errores de los jugadores porque son humanos, pero la falta de actitud es adquirida. Para poder ascender algún día hay que parecerse a un equipo como el Numancia, donde no hay gente conocida, pero sí muy comprometida y que lo da todo dentro del campo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios