Tiro

Soldados de alta precisión

Si eres un soldado y tu país te pide que participes en los Juegos Olímpicos en la disciplina de tiro, haz las maletas y preséntate inmediatamente en el campo de competición para cumplir unas órdenes simples: "apunta, dispara y gana el oro".

Walton Eller, soldado del Ejército de Estados Unidos, no sólo conquistó el oro en la prueba de dobletrap individual (el antiguo tipo al plato), sino que batió dos récord olímpicos.

Como militar que cumple las órdenes, Eller ha dado poca importancia al hecho de ganar. "Me pidieron que viniera a Pekín y que ganara la medalla de oro".

De cazadores aficionados, militares y policías está llena la historia de los Juegos, que han sido protagonistas de historias sorprendentes.

Sin duda, una de las más singulares fue la del húngaro Karoly Takacs. Era miembro del equipo húngaro campeón del mundo de pistola en 1938 cuando, sirviendo en el ejército, una granada defectuosa le explotó en su mano de disparar, la derecha.

Pese a ello, aprendió a disparar con la izquierda y 10 años más tarde compitió en los Juegos de 1948. Ese año conquistó el oro y repitió en 1952.

También el tiro cuenta con su saga particular, la de unos suecos formidables en la disciplina. Óscar Swanhn, el padre, que con 70 años fue el competidor de mayor edad de la historia y ganó el oro en 1908. Su hijo, Alfred, sumó entre 1908 y 1924 nueve medallas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios