Neymar, Di María, Mbappe...

El Santiago Bernabéu recibirá mañana a tres futbolistas enemigos con pasado, presente o futuro vinculado de alguna forma al Real Madrid: Di María es el que fue, Mbappe es el que pudo haber sido y Neymar es el que puede ser.

Llega el Paris Saint-Germain, llega un desembarco de estrellas con una misión: confirmar que el dinero también puede forjar proyectos ganadores, y no sólo una recopilación de astros.

El PSG tiene muchos de éstos y ansía demostrar que este año también tiene equipo después del fracaso estrepitoso de la pasada temporada, cuando fue eliminado en octavos de final por el Barcelona después de caer 6-1 en el Camp Nou y tirar a la basura el 4-0 a favor de la ida.

La estrella de aquel encuentro fue Neymar, quien a la postre firmaría su última gran noche como azulgrana. Meses después sería repudiado por los hinchas del Barcelona, cuando el PSG pagó los 222 millones de euros de su cláusula para llevárselo a París. El brasileño es un adicto a los rumores y a las especulaciones. Con tan pocos meses en el PSG, la prensa continúa especulando con su futuro y las preguntas sobre el Real Madrid son incesantes. Y él nunca desmiente. Parece encantado.

"Sería bueno que venga al Real Madrid. En mi opinión los grandes jugadores tienen que jugar en el Real Madrid y creo que Neymar algún día jugará en el Real Madrid", dijo la pasada semana el lateral blanco Marcelo, compañero de Neymar en la selección.

Más atrás queda ese viejo deseo que fue Mbappe. Era la ambición de Florentino Pérez y se dice que estaba todo acordado. Pero una vez que se pone en funcionamiento la máquina de hacer billetes del PSG, nadie puede competir. Se lo llevó el conjunto francés en una operación poco clara y envuelta en el curioso nombre de "cesión con obligación de compra de 180 millones de euros al final de temporada". Ingeniería financiera, se llama.

Y todavía más lejano en el tiempo es la figura de Di María, quien se marchó del Real Madrid en lo más alto y nunca volvió a recuperar la grandeza de antaño. Del United pasó al PSG y parte en teoría como suplente de lujo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios