iglesia | procesión del corpus christi

La vuelta de los patronos copa un caluroso Corpus

  • La alta temperatura desde primera hora de la mañana obliga al público a buscar la sombra durante el cortejo

La sombra fue la mejor aliada en la mañana de ayer para poder contemplar la procesión del Corpus Christi. Un cortejo en el que la mayor parte de la atención se la llevó la recuperación de la salida de San Servando y San Germán, patronos de la ciudad, que procesionaron por última vez en 1993. Han tenido que pasar 24 años para que vuelvan a ocupar su lugar en esta festividad para enriquecerla.

Junto a los patronos, el otro protagonista que condicionó ayer este desfile fue el intenso calor que reinó en la ciudad desde primera hora de la mañana, acompañado de un fuerte viento de levante que se hizo notar, especialmente, en la salida del cortejo desde la Santa Iglesia Catedral. Esto hizo que a las 10 de la mañana hubiera poco público en la plaza de la Catedral, buscando los pocos espectadores que había a esa hora la zona en la que no daba de pleno el sol. Esto no ocurrió en otros lugares del recorrido, en los que sí hubo una afluencia de público mucho más notable al haber más sombra.

La virulencia con la que sopló el levante durante la madrugada de ayer evitó el estreno de los nuevos toldos diseñados por Escuela de Color, una de las imágenes novedosas de la jornada, que tuvieron que ser retirados de San Juan de Dios para evitar que se dañaran.

El prólogo del Corpus se abrió a las 8.30 horas con la salida de Jesús del Milagro en la Sagrada Cena desde la iglesia de Santo Domingo para ser trasladado a la calle Nueva, en donde esta cofradía instaló un altar.

Una hora más tarde, el obispo de Cádiz y Ceuta, Rafael Zornoza, presidió en la Seo el pontifical de Corpus, previo a la salida procesional, que se produjo a las 10.15 horas, momento en el que empezaron a desfilar desde la iglesia de Santiago los niños vestidos de comunión. En esta ocasión, debido al intenso calor, el número de pequeños que participaron en el cortejo fue menor en comparación con otros años. De hecho, muchos de ellos estuvieron acompañados por sus padres, que les aliviaron del sofoco con abanicos y agua.

El momento más esperado del día se produjo a las 10.20 horas, instante en el que la imagen de San Servando comenzó a bajar por la rampa de la Catedral. La estampa fue un tanto desangelada, ya que el cortejo se formó en el Seminario San Bartolomé, lugar en el que los representantes de colegios, asociaciones privadas y cofradías se incorporaron al desfile, por lo que el patrón dio sus primeros pasos sin acompañamiento hasta la calle Compañía. Lo mismo sucedió poco después con San Germán.

El cortejo recuperó su estampa tradicional con la salida de la Virgen del Rosario, que cumple el 150 aniversario del patronazgo de la ciudad. Con un andar elegante, la patrona salió a las 10.35 horas del primer templo gaditano, estando acompañada por los sones de la Banda de Música Maestro Dueñas, que inició el recorrido con la marcha Stella Signum Fidei, de Ismael Ancela.

Poco antes de las 11 de la mañana salió la Custodia de la Santa Iglesia Catedral. La Banda de Música Nuestra Señora de Palomares, de Trebujena, acompañó a esta joya del patrimonio gaditano, interpretando la marcha Triunfal, de José Blanco, en el comienzo de su discurrir por las calles del centro de la ciudad.

En esta ocasión, la representación de la Corporación municipal fue más reducida, ya que a la ya esperada ausencia de los miembros del equipo de Gobierno se sumó la de los concejales del PSOE. Sí estuvieron por parte del PP los ediles Teófila Martínez, Fátima Rodríguez, José Blas Fernández, Vicente Sánchez, Paloma Bordons e Ignacio Romaní, además del portavoz de Ciudadanos, Juan Manuel Pérez Dorao. Asimismo, también estuvo presente el presidente de la Audiencia Provincial, Manuel Estrella.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios