El servicio de grúa es deficitario

  • La gerencia de Emasa señala que la pérdida de uno de los dos polícias locales adscritos agrava la situación

Imagen de la asamblea celebrada ayer en la sede vecinal de Astilleros. Imagen de la asamblea celebrada ayer en la sede vecinal de Astilleros.

Imagen de la asamblea celebrada ayer en la sede vecinal de Astilleros. / lourdes de vicente

El trabajo de la grúa municipal se ha vinculado siempre por parte del ciudadano a un afán recaudatorio por parte del Ayuntamiento; es una impresión que va como unida. O iba, porque la realidad es bien distinta. Lejos de un afán recaudatorio, el servicio de grúa que retira vehículos mal estacionados en la vía pública es deficitario. Así lo constata nuevamente la gerencia de la empresa municipal que se encarga de los aparcamientos, en un informe al que ha tenido acceso este periódico.

Llega a poner de relieve la sociedad que el único dato negativo en el plano económico de este 2017 "sigue siendo el resultado del servicio de grúa". Situación que además se ha agravado al perder este servicio uno de los dos policías locales que tenía adscritos y que no ha sido sustituido hasta la fecha.

La sociedad municipal ha aprobado la adquisición de una nueva grúa, la quinta

La empresa de aparcamientos cuenta en la actualidad con cuatro grúas y siete empleados en este servicio de retirada de vehículos -que también puede prestarse de manera interesada por el ciudadano que lo requiera, asumiendo el coste-. Y pese a los datos negativos de la prestación del servicio, el consejo de administración ha aprobado la adquisición de un nuevo vehículo para estas labores.

Esta nueva grúa que en las próximas semanas empezará a estar operativa en la ciudad será un vehículo marca Isuzu en su modalidad 4x4, cuya adquisición requiere una inversión de 70.190,85 euros. Curiosamente, la elección del vehículo es prácticamente la única opción posible que tiene la sociedad por distintas particularidades.

Según se detalla en el informe que acompaña a la compra de la nueva grúa, sólo hay cinco vehículos en el mercado capacitados para el arrastre de otros vehículos (a saber, Nissan Navara, Iveco Massif, Isuzu D-Max, Mitsubishi L-200 y Renault Alaskan). De esos cinco hay que descartar el último, porque "acaba de introducirse en el mercado europeo y no cuenta con el bagaje suficiente para evaluar su rendimiento". El vehículo Iveco se descartó porque su altura (dos metros) impide el acceso a los aparcamientos de Emasa. Y los dos restantes superaban o alcanzaban el límite de peso máximo autorizado (PMA) para remolque de vehículos. Por tanto, era el Isuzu el único modelo posible para ampliar la flota de grúas.

Pero más allá del vehículo seleccionado, desde el Partido Popular se ha puesto el acento en la idoneidad de esta operación. En concreto, el concejal José Blas Fernández se pregunta si "realmente la ciudad necesita una quinta grúa en estos momentos", ya que a lo deficitario que es el servicio en el plano económico "se le va a sumar ahora estos 70.000 euros de la nueva grúa". Además, el edil popular lamenta que esta decisión no haya ido precedida de un informe técnico "que argumente la necesidad de la sociedad municipal de ampliar el número actual de grúas", por lo que quiere reseñar su desacuerdo con esta adquisición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios