La demanda de pisos de alquiler multiplica por diez la oferta en Cádiz

  • Las inmobiliarias afirman que muchos propietarios sólo sacan sus casas al mercado de verano para ganar más dinero · Problemas para los realojos de las administraciones

Comentarios 7

La crisis inmobiliaria de compra o venta de pisos está pasando de largo, por lo menos por el momento, por el mercado de alquiler, especialmente por lo que respecta a Cádiz capital.

Mientras que las inmobiliarias comienzan a bajar los precios de los pisos de nueva planta, rehabilitados o de segunda mano, ante las dificultades que están encontrando para conseguir nuevos compradores en un mercado ya saturado, las viviendas que salen para alquiler no solo mantienen sus precios sino que incluso los incrementan, aunque desde el propio sector se reconoce que ya son altos.

Este aumento de los precios no va parejo, sin embargo, con un aumento del número de pisos en el mercado. Según los datos aportados por las principales inmobiliarias de la ciudad, la demanda de este tipo de viviendas multiplica por diez a la oferta existente, porcentaje que en algunos casos es incluso superior.

Las propias administraciones públicas, Ayuntamiento y Junta, inmersas en un ambicioso programa de rehabilitación del casco histórico, se ven afectadas igualmente por esta falta de pisos, lo que dificulta en ocasiones el realojo de vecinos de fincas afectadas por obras o por hundimientos.

Las inmobiliarias reciben entre cuatro y ocho peticiones cada día de personas interesadas por un piso de alquiler en la ciudad. Frente a ello, la oferta de pisos no llega ni a una decena en total en el acumulado de toda una semana, lo que supone no poder atender ni a una única jornada.

La oferta disminuye especialmente en las viviendas fuera de temporada, aquellas cuyo alquiler puede superar el año de contrato. Buena parte de los propietarios prefieren reservar los meses de verano para ganar un dinero extra. Sin embargo, la última temporada estival no ha sido nada propicia para quienes adoptan esta medida "pues ha venido menos gente de vacaciones y se han quedado muchos pisos vacíos", como se destaca desde la inmobiliaria Hispania, que considera que el 80% de los pisos se encuentran en esta situación de limitación del periodo de alquiler.

Otros, sin embargo, "temen poner sus pisos en el mercado ya que no se fían como lo van a dejar los inquilinos. Hay casos en los que se ha llegado a pedir un aval bancario por un año entero de alquiler", como se advierte desde la firma Prodyser.

Buena parte de los propietarios aprovechan la escasez de oferta para mantener e incluso incrementar los precios, a pesar de que ya se consideran desproporcionados por el sector.

Aunque la media oscila entre los 400 y los 600 euros al mes, en el mercado se pueden encontrar residencias de 700 e incluso 900 y hasta 1.000 euros, "aunque los dueños saben que difícilmente van a conseguir alquilarlos". "Muchos se creen que la crisis no les afectan y abusan de los precios hasta pillarse los dedos", se agrega desde una de las inmobiliarias consultadas.

Gente joven que quiere independizarse de sus padres y que consigue un puesto de trabajo es el perfil habitual de quien busca piso de alquiler en Cádiz. "La gran mayoría lo hace de forma provisional, porque siguen teniendo en la cabeza la idea de tener una casa en propiedad". Quienes poseen una relativa capacidad económica "llegan incluso a optar por pagar una hipoteca a un banco que les viene a costar lo mismo que el alquiler de pisos que, en muchas ocasiones, están muy descuidados por los propios dueños".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios