Parte del colegio San Martín acogerá una guardería de noventa plazas

  • El edificio, propiedad de la asociación seglar de la Inmaculada Concepción, se someterá a unas obras de adaptación para el nuevo equipamiento, que se pretende esté en marcha el próximo curso escolar

El colegio Pío XII San Martín va a afrontar un significativo cambio para el próximo curso. Pese a que seguirá prestando su labor docente como hasta ahora, parte del centro se convertirá en una guardería, merced a un proyecto que lleva meses Incubándose y que ayer recibió un importante espaldarazo al aprobarse la licencia de obras por parte de la Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento.

El centro educativo consta de dos edificios unidos. Uno que tiene entrada por la plaza de San Martín y el otro en la plaza de la Catedral. El primero de ellos es propiedad de la asociación seglar de la Inmaculada Concepción y el segundo de las Hijas de la Caridad.

El proyecto consiste en volver a separar los edificios, destinando el de San Martín a una guardería que tendrá alrededor de 90 plazas, mientras que la actividad escolar se mantendrá en el colegio Pío XII, como se venía haciendo hasta ahora. Esto no afecta para nada al colegio, que según explicaba ayer una portavoz de la asociación Inmaculada Concepción, siempre ha mantenido las aulas en el edificio de la plaza de la Catedral.

Con este proyecto, las seglares de la Inmaculada Concepción pretenden hacer "lo que siempre hemos hecho: adaptarnos a las necesidades del barrio", explica una portavoz. En este sentido, recuerda que fue esta asociación la que fundó hace 152 años el colegio, "cuando en el barrio había esa necesidad", llegando a tener hasta 500 alumnos y cediendo posteriormente la gestión del centro a las Hijas de la Caridad, que han mantenido la labor hasta ahora. "Hoy no hay necesidad de colegios, afortunadamente porque la administración ya se encarga de la educación gratuita, y hemos comprobado que ahora la necesidad es de guarderías". Ante este análisis, la Inmaculada Concepción ha rediseñado su línea de trabajo y ha proyectado la apertura de una guardería "para atender las necesidades del barrio, que ya se ha extendido", comenta la portavoz en referencia al previsible número de solicitudes que lloverán en el centro para el próximo curso. "Sabíamos que era una demanda cada vez mayor, incluso de muchos padres con niños en el colegio que no tenían dónde dejar a los hijos pequeños y vamos a dar respuesta a esa necesidad, como hicimos hace 152 años", explica un de las seglares que conforman la dirección de la asociación.

Una actividad que las seglares se plantean con un objetivo fundamental: "seguir educando en valores", el principio base de estas seglares junto al culto a la Inmaculada. De hecho, la asociación rehuye el nombre de guardería, "porque aquí no queremos guardar a los niños", denominando al futuro equipamiento Centro de Educación Infantil San Martín.

La intención es que la nueva guardería esté en marcha para el próximo curso. De hecho, esta asociación quería haber empezado las obras hace tiempo, pero los trámites se han retrasado hasta ahora -en octubre recibieron el visto bueno de la delegación municipal de Patrimonio- ya que el inmueble se encuentra en un entorno de BIC (entre las dos Catedrales).

La obra consistirá en la adaptación del edificio a la normativa existente en materia de guarderías, ya que la estructura está en buen estado, habilitando para ello la planta baja y la primera, mientras que la segunda seguirá siendo la residencia de las Hijas de la Caridad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios