Desalojadas dos familias de una casa revisada hace un mes

  • La orden de desalojo llegó cuando los albañiles ya estaban trabajando en la reparación

Comentarios 2

Dos familias afectadas por la caída de una viga el lunes recibieron ayer, a las cinco de la tarde, una orden de desalojo, según explica uno de los afectados, Roberto Rodrigo.

El lunes, a las ocho menos veinte de la mañana, Roberto y su mujer oyeron "un estampido" procedente de su cuarto de baño. Cuando fueron se encontraron con una viga caída en la placa de ducha. "Menos mal que ninguno de los dos teníamos turno de mañana, si no estamos camino de Chiclana", explica el inquilino del Bajo C de San Francisco Javier, 11. La viga había arrastrado el techo de escayola y el relleno, dejando al aire la solería. Intervinieron los bomberos, quienes acotaron el baño de la vivienda y el del piso superior, "ya que la caída impedía cualquier apuntalamiento y exigía una reparación integral", indicó el Consorcio contra Incendios.

Aunque no había orden de desalojo, ante la imposibilidad de usar el cuarto de baño las familias afectadas se fueron: la del primero, a casa de familiares, y la del bajo, a una pensión facilitada por Asuntos Sociales, la Pensión Cádiz, de la que critica el tamaño de la habitación. De hecho, ha pedido otro alojamiento. Mientras, la propiedad comenzó a hacer obras en la casa. Pero ayer por la tarde llegó una orden de desalojo que ha afectado tanto a las dos familias (en la finca viven seis) como a los albañiles, que no pudieron seguir trabajando.

Rodrigo tilda de "surrealista" la situación porque la finca fue sometida a una inspección técnica hace "menos de un mes" que no entró en su casa: "me dijeron que otro día irían y no fueron", por lo que no detectó el mal estado de sus vigas, que achaca a la humedad al colindar la pared con el patio del Obispado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios