Los partidos desoyen en sus programas las demandas de las ONG de inmigrantes

  • Sólo la reclamación de aumento de recursos y fondos económicos es respaldada de forma unánime · Andalucía Acoge les hizo llegar en diciembre las peticiones · IU es la opción con más coincidencias

Cuando vuelve a resucitar la polémica sobre la conveniencia de que lleguen o no más inmigrantes, un debate que parecía superado según las organizaciones sociales, la mayoría de los partidos políticos andaluces proponen en sus programas electorales medidas para propiciar el auténtico reto en materia migratoria: la integración de las personas que han escogido esta tierra para vivir.

Las buenas intenciones prevalecen en los programas con los que PSOE, PP, IU y Coalición Andalucista se presentan al 9 de marzo, pero los colectivos sociales que apoyan los intereses de los inmigrantes en la comunidad andaluza echan en falta una "apuesta decidida y valiente, de gran transcendencia social y formulada con visión de futuro".

A mediados de diciembre, la federación de asociaciones proinmigrantes Andalucía Acoge hizo llegar sus propuestas a todos los partidos con representación en el Parlamento andaluz y en el Congreso para que las incorporasen a sus programas electorales.

La gestión de los flujos migratorios, las políticas de repatriación o las firmas de acuerdos internacionales son competencias del Gobierno de la Nación. Pero otras tantas, recogidas en el documento y completadas con las aportaciones del secretario general de Andalucía Acoge, José Miguel Morales, y con la Asociación Pro Derechos Humanos en Andalucía (APDH), establecen un decálogo de reivindicaciones que deja en evidencia la falta de sintonía de los partidos políticos andaluces con las demandas de los movimientos asociativos.

El programa electoral del PSOE en materia de inmigración continúa la política desarrollada en la presente legislatura y se centra en la aplicación del II Plan de Inmigración 2006-2009. El PSOE sólo reclama al Estado una única competencia en política migratoria, las autorizaciones de trabajo, y se compromete a crear nuevos instrumentos u organismos de ostentoso título pero dudosa eficacia para las necesidades de esta población, caso de la marca Andalucía Integradora o de las Unidades de Promoción de Igualdad de Trato.

También promete el PSOE crear una Red de Centros Básicos de Formación en origen en colaboración con los países de procedencia de los principales colectivos de inmigrantes en Andalucía, como son Rumanía, Marruecos, Ecuador y África Subsahariana.

El PP dedica un apartado a las políticas migratorias en su apuesta de "servicios de primera". Orden y estabilidad, control riguroso de fronteras, cooperación internacional y lucha contra la inmigración legal son las premisas básicas de los populares andaluces. Entre las propuestas más novedosas de su programa destacan la creación de un servicio de traductores e intérpretes en los servicios más necesitados por los inmigrantes y la creación de unidades de enfermedades tropicales y subtropicales. Pero la reforma que propugna el PP cae en un gran error según los colectivos sociales: integrar todas las políticas en una única consejería. Para las ONG, esta solución administrativa, que comparte Coalición Andalucista, segrega a los inmigrantes y los excluye de las restantes acciones públicas.

IU ensalza sus valores de izquierda y se ubica entre el "alarmismo y xenofobia de la derecha y la falta de una política clara del PSOE". La formación de izquierdas demanda un nuevo proceso extraordinario de regularización y atención sanitaria completa independientemente de la situación administrativa, prestación que ya ofrece la Administración.

Coalición Andalucista recogerá en su programa propuestas como el traspaso inmediato de las competencias de inmigración, un estatuto especial como frontera sur de Europa, igualdad salarial, un pacto con los medios de comunicación para la integración o un menú de subtítulos en televisión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios