La construcción de la nueva Casa Consistorial entra en punto muerto

  • El avance de las obras queda pendiente de la adquisición de varios patios interiores que forman parte del proyecto y que aún no han sido comprados · Marín lamenta otra de las "chapuzas" del anterior gobierno

Las obras para la construcción del nuevo Ayuntamiento se encuentran prácticamente en punto muerto. Una situación que, según apuntó a este medio la primera autoridad municipal, Ernesto Marín, responde a que el anterior equipo de gobierno no había adquirido unos patios interiores (de titularidad privada) que forman parte de este ambicioso y costoso proyecto y que, como resulta obvio, la compra de estos se antoja obligada para que se pueda ejecutar la iniciativa conforme al planeamiento aprobado.

"Nos encontramos", manifestó Ernesto Marín, "ante otra de las chapuzas que el anterior equipo de gobierno, fiel a su forma de proceder, tenía escondida". "Una sorpresa de la que, como ha sucedido con tantos otros temas, no nos había alertado de cara a proteger los intereses de Chiclana, que es la que continúa pagando este tipo de actitudes y comportamientos de los dirigentes locales del Partido Socialista".

"Así las cosas y para nuestra sorpresa", añadió el alcalde, "nos hemos encontrado con que, a día de hoy, todavía está pendiente la adquisición de unos patios interiores que, tal y como se recoge en el proyecto de ejecución de la nueva Casa Consistorial, son parte importante de su desarrollo, en especial", resaltó, "uno por el que se debe alimentar de luz solar a gran parte del nuevo edificio municipal".

"Creo", resaltó, "que la gravedad del hecho se explica por sí sola, ya que estamos hablando de que el anterior equipo de gobierno, encabezado ya por José María Román, se arriesgó a adjudicar y poner en marcha una actuación de este calibre aún sabiendo que no había sido adquirido una parte de suelo que, como vemos y padecemos ahora, pone a esta iniciativa en una situación delicada o, cuando menos, es un serio contratiempo para el cumplimiento de sus plazos de ejecución y de su puesta en funcionamiento, tan necesaria para Chiclana".

"Este comportamiento irresponsable se entiende menos aún si tenemos en cuenta que estamos hablando de una actuación con un presupuesto de 6,6, millones de euros, algo más de 1.100 millones de las antiguas pesetas".

De cara a solucionar este grave inconveniente desde el Ayuntamiento ya se están entablando los contactos necesarios con los dueños de los patios de cara a adquirirlos lo antes posible y seguir adelante con una actuación que, desde que fuese derribado el antiguo edificio y afianzada la fachada, atestigua un ritmo muy bajo.

Una solución, la referida, que se antoja más que obligada y necesaria, ya que de lo contrario el proyecto tendría que introducir las correcciones necesarias para amoldarse a su nueva realidad de suelo y, además, se perdería un tiempo importante en su ejecución.

Cabe recordar que el nuevo edificio consistorial contempla una superficie de 1.567 metros cuadrados, de los 790,75 corresponden al Ayuntamiento anterior y el resto forma parte de los nuevos terrenos, en los que está prevista la construcción de un edificio con una planta baja y dos más, lo que dará como resultado una superficie de 5.000 metros cuadrados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios