El Consistorio de Jerez activó el Plan de Emergencias 5 días después de la riada

  • El Ayuntamiento ha defendido que lo hizo el 19 de diciembre, cinco días antes · No se anticiparon medidas pese a las previsiones hídricas · El Plan de Emergencias ante Inundaciones de la Junta también falló

Era la comidilla entre los afectados por el temporal en las barriadas rurales jerezanas de Las Pachecas, La Ina, La Greduela... "Por aquí no viene nadie a echar una mano". "¿El 112? Eso es una leyenda urbana". "Aquí solamente ha venido la Guardia Civil y para ponernos trabas"... Lo cierto es que no les faltaba razón. En los días en que la zona de La Zarandilla era un inmenso lago, los vecinos tenían que usar sus propios medios y arriesgar su integridad física para rescatar enseres y animales con barcas. Otros se convertían en héroes anónimos y utilizaban zodiacs para ayudar desinteresadamente a aquéllos que lo estaban pasando mal. Nadie entendía en su momento la situación.

A pesar de que el Ayuntamiento de Jerez no ha parado de señalar que activó el Plan Municipal de Emergencias el pasado 19 de diciembre, según fuentes de toda solvencia consultadas por este medio, dicho plan no se activó hasta el 29 de ese mismo mes, cinco días después de que se produjeran las inundaciones en la zona rural. Para entonces, el temporal ya había dejado más de 230 litros por metro cuadrado. Sin ir más lejos, el día más lluvioso del mes de diciembre fue el 21, con 75 litros por metro cuadrado, según el servicio meteorológico zonal del aeropuerto.

"Lo que ha pasado en Jerez es un disparate desde el punto de vista de la seguridad", señalan estas mismas fuentes, que afirman que el temporal se abordó en la ciudad "con los medios que hay a diario, incluso menos, teniendo en cuenta el periodo vacacional de las Navidades". Pero no solamente Jerez se ha visto perjudicado por este fallo en la previsión: Ningún ayuntamiento de la provincia actuó a tiempo ante la llegada del temporal.

Lo que lamentan estas mismas fuentes, es que "a pesar de haber tenido la experiencia del año 1996 y a pesar de contarse con diferentes medios que hacían presagiar lo que finalmente ha pasado, no se haya actuado a tiempo".

Entre estos medios, se encuentra el Sistema Automático de Información Hidrológica (SAIH), que es capaz, basándose en procedimientos informáticos, de captar, transmitir, procesar y presentar información del estado hidrológico e hidráulico de las cuencas y que, entre sus objetivos principales, en situación de emergencia debido a las crecidas de los ríos, está el de ser una herramienta eficaz para la previsión y gestión de las avenidas.

Inexplicablemente no se actuó a tiempo a pesar de que los registros del SAIH hacían prever que el Guadalete iba al borde de su capacidad, ya que "el caudal se aproximaba a los seis metros, cuando a los seis metros y medio ya se desborda".

El Plan de Emergencias Municipal que tiene Jerez es, por así decirlo, el hermano pequeño del Plan Territorial de Emergencia de Andalucía, ya que ambos son prácticamente gemelos en su forma y en su contenido. Este plan, que entró en vigor en octubre de 1999, fue elaborado por la Consejería de Gobernación de la Junta de Andalucía con el objetivo de "impulsar el esfuerzo conjunto de administraciones públicas, entidades privadas y ciudadanos hacia una sociedad más segura, progresando decididamente en la protección de la población, bienes y medio ambiente".

El plan que tiene Jerez es genérico, es decir, se activa ante cualquier emergencia ya que no tiene ningún plan específico para otros riesgos como el que tiene el andaluz (inundaciones, movimientos sísmicos, vertidos de residuos, entre otros).

Este plan se entiende activado en el momento en que concurren tres circunstancias: Que exista una emergencia cuya naturaleza y consecuencias superen la capacidad habitual de respuesta; que la planificación se vea desbordado; y que la decisión sea tomada por la autoridad competente, en el caso de Jerez, la alcaldesa, Pilar Sánchez (PSOE).

Pero, ¿por qué no activó este plan a tiempo? Según estas fuentes, por "una falta de asesoramiento". No en vano, el plan no se debe de activar una vez ocurrida la inundación, sino antes, durante una fase catalogada como informativa o preventiva. De ahí que el Ayuntamiento no haya dejado de señalar que lo activó el 19 de diciembre, justamente un día antes de que se decretara la alerta naranja en la provincia.

"Si se hubiera activado el plan en esta primera fase, se hubiera estado más pendiente del río, se habría vigilado la subida del agua, se habría estado más atentos a los datos ofrecidos por la Cuenca Atlántica, con lo que se podría haber avisado a la ciudadanía para que retirasen sus vehículos, animales...", señalan estas fuentes especializadas.

Pero ahí no acaban los despropósitos, ya que a nivel de la Junta de Andalucía ha habido también una falta de previsión. El 24 de junio de 2005 se aprobaba el Plan de Emergencia ante el riesgo de inundaciones en Andalucía, cuyo objetivo es prevenir o, en su caso, mitigar las consecuencias de las inundaciones. La cuestión es que las diferentes fases por la que pasa este plan (pre emergencia, emergencia y normalización), tampoco han sido tomadas en cuenta como se deberían de haber tomado. En este caso, la persona que debe tomar la decisión de activar el plan es el consejero de Gobernación, Luis Pizarro.

"El problema -siempre según las mismas fuentes- es que hay muchos funcionarios que no conocen las leyes fundamentales de Protección Civil, y estos son en su mayoría los que tienen que asesorar". En definitiva, se puede decir que una falta de previsión mayúscula ha originado una situación que se podría haber afrontado de manera más satisfactoria. Que el Ayuntamiento de Jerez haya afirmado que activó el Plan de Emergencias el 19 de diciembre cuando en realidad lo hizo diez días después requiere ahora una explicación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios