las contiendas más sonadas del falla

Duelos con historia

  • Nada sería igual en el Concurso del Falla sin las rivalidades más sonadas

  • Algunos de sus protagonistas cuentan cómo vivieron esos momentos

Duelos con historia Duelos con historia

Duelos con historia

¿pedro Romero o Antonio Martín?, ¿Martín o Martínez Ares?, ¿Morera o Gago?, ¿Pardo o la Viña?... Qué sería del Carnaval de Cádiz si la bendita rivalidad que cada año -unos más que otros- brinda de duelos épicos la gran final del Falla. Qué sería del Concurso sin la pasión, el pellizco, la expectación y hasta el morbo que generan estas grandes contiendas de la historia de nuestra fiesta. Son los grandes momentos que permanecen grabados en la retina de todo aficionado, por la emoción compartida de un pasodoble, la carcajada o la maldad desatada de un cuplé, o el morbo de esas letras a veces oportunistas o irreverentes que revientan el teatro entre aplausos. Sin estos versus firmados por los grandes autores de la fiesta, esos que cada año generan grandes corrientes de seguidores, nada sería igual. Diario de Cádiz habla con los protagonistas de algunos duelos -ni mucho menos todos- para la historia.

una rivalidad ejemplar

Uno de los duelos más recordados por los aficionados fue el que batieron Antonio Martín con Pedro Romero y Aurelio Real. El primero llegaba con una comparsa histórica, 'A fuego vivo', en un excelente momento pues conseguía su tercer primer premio consecutivo precisamente con esta propuesta de juanillos tan laureados. Pero no lo tuvo fácil, pues ese año se enfrentaba nada menos que al maestro ya desaparecido Pedro Romero y su comparsa 'Con gancho', muy recordado con su pasodoble a Juan Sebastián Elcano. De aquel año Antonio Martín destaca la tranquilidad y la competencia sana entre ambos, pues desde el principio "sabíamos que los dos estábamos en la picota y con dos estilos bien distintos", dice. "El Diario nos sacó dándonos un abrazo en el Andalucía", rememora. "No había ni rencillas ni revanchismos y lo llevamos de una forma muy ejemplar". No niega que los nervios estuvieron, pero ni mucho menos "es como otras veces que hasta te dejan de saludar".

El bando de 'Con gancho' lo relata Faly Mosquera, que incide en la misma idea. "Fue un año muy bonito, veníamos de salir con Enrique Villegas y ese año empezamos con Pedro y nos enfrentamos estas dos comparsas con estilos tan distintos", dice. "Antonio iba con voces más potentes, nosotros más afinados, Pedro escribía de forma más poética y Antonio con letras con más fuerza...", narra. Pero "lo llevamos bien, aunque había roces normales, y bueno, en cierto modo nosotros éramos más jóvenes y pecábamos por falta de madurez en las tablas". Aquellos años también competían en el concurso de la peña Paco Alba.

la contienda con más morbo

Al ser la modalidad más pasional, la comparsa está plagada de diferentes duelos. Así, otro de los grandes momentos de este estilo lo protagonizaron los grupos de Martínez Ares y Juan Carlos Aragón precisamente los años en que el grupo del primero se fue con el segundo tras la sonada ruptura. Empezó en 2001 con 'Los condenaos' (2º) y 'La niña de mis ojos' (1º) y siguió en 2002 con 'Los ángeles caídos' y 'La revolución', en el que se invirtieron los premios.

De esto sabe mucho Ángel Subiela, que tras 17 años con Ares empezó con Juan Carlos "que era el único que le hacía sombra". Lo vivió, dice, "como una odisea, era empezar con un autor nuevo, pero nos fue bien. Queríamos demostrar que era un grupazo, no el mejor, que fue 'Entre rejas', pero teníamos exquisitez y llegábamos". Reconoce que hubo letras fuertes, que en aquel momento tenía su sentido, "pues nos llegó que había escrito contra el padrino de mi hija y nos dio el chispazo del cuplé. Pero a toro pasado no sé si fue verdad porque no me he sentado con Martínez Ares". Reconoce que generaron morbo, "no nos perdonaron y nos pedían que volviéramos con Ares, pero el grupo era bueno con los dos".

También estuvo en los grandes duelos con Antonio Martín, cuando salía con Martínez Ares, pero afirma que aquello era distinto, "pues lo admirábamos y llegamos poco a poco".

encuentro de cuartetos

En la modalidad de los dos palos hay dos cuartetos de referencia como son los de Morera y Gago. Este año aún más, con el regreso del primero. Una vuelta a los escenarios que Ángel Gago se toma de una forma "relajada" al venir de tres primeros premios consecutivos, "pues era muy agobiante quedar siempre segundo". No se enfrentan desde el año de 'Un cuarteto para la historia', y aunque no niega el pique sano, reconoce que todo esto le viene bien a la modalidad, pues le imprime calidad.

En la misma línea se manifiesta Manuel Morera, que señala que su objetivo "es gustar al público" y que "son rivales entre comillas y es el público quien genera la competición". Recuerda especialmente 2009, cuando concursaba con 'Los que esperando la sentencia se tragaron la penitencia' y Gago con 'Esta boca es mía', "que lo vivimos más ajustados. No obstante, ambos se lo toman con deportividad y ya hablan de un carrusel de cuartetos en la Torre Tavira.

amigos de falla y batea

Por citar algunas de las muchas competiciones en la modalidad de coro, recogemos la de los años de 'Garambainas y Perendengues' y 'Batmonos que nos vamos', de Pardo y La Viña, y 'A Venecia del tirón' y 'Vamos a la ópera', en que intercambiaron primero y segundo premio. De aquello se acuerda José Luis Fatou, de la Viña, que celebra la amistad que había entre ambas formaciones, más allá de la rivalidad sobre las tablas. "Fíjate si era así que nos buscábamos en los carruseles en la plaza". Sin embargo, reconoce los años más intensos fueron los que Antonio Martín les escribía y Antonio Burgos empezó a colaborar también.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios