cádiz cf

El gol es una necesidad

  • El equipo amarillo, el menos rematador de la categoría de plata, está obligado a salir del atasco en ataque para disponer de opciones de reencontrarse con la victoria

Salvi, atento al balón tras un centro que se pasea por el área visitante durante un partido de esta temporada. Salvi, atento al balón tras un centro que se pasea por el área visitante durante un partido de esta temporada.

Salvi, atento al balón tras un centro que se pasea por el área visitante durante un partido de esta temporada. / joaquín hernández kiki

Las dificultades para hallar el camino del gol es un asunto que preocupa al preparador cadista. El propio Álvaro Cervera lo reconocía hace una semana, un día antes del partido contra el Nástic de Tarragona, que no hizo sino confirmar los problemas aunque al menos se resolvió con un punto merced a un empate a cero. El entrenador achacaba la situación, más que al poco acierto en la definición de los delanteros, a la escasez de balones que llegaban al área contraria. La cuestión es que el Cádiz destaca más por sus virtudes defensivas que por un ataque que en las últimas fechas se atasca en coincidencia con el bajón global del equipo, que no está en su mejor momento después de dejar atrás una excelente dinámica que le condujo a una cadena victoriosa de siete encuentros seguidos ganados que le auparon hasta la actual zona de privilegio. Pese a todo, permanece agarrado a una segunda plaza que, eso sí, corre peligro de perder este fin de semana.

El equipo sólo marcó un gol en los últimos tres partidos y ese tanto llegó a través de un chispazo aislado de Eugeni con un certero disparo desde lejos en el encuentro contra el Lugo. Frente al Alcorcón y el Nástic de Tarragona, el conjunto amarillo no fue capaz de alterar el marcador y, lo que es peor, apenas pudo generar ocasiones, como tampoco ante la escuadra gallega.

El Cádiz, con 241 remates, es el que menos tira; el Rayo, el que más con 370

El gol no surge de la nada. Aparece de manera natural cuando se producen ocasiones y ese, el de las ocasiones, es el punto más débil del Cádiz. Así lo dicen los números, que actúan como espejo de la realidad. Es el equipo de LaLiga 1|2|3 que menos tira a puerta: 241 remates en 25 jornadas, lo que supone una media de casi diez por partido. El mérito del conjunto de Álvaro Cervera es que conserve la segunda posición en la clasificación pese a ser el que menos lo intenta de cara a puerta. Paradojas de la competición.

La rentabilidad no puede ser mayor apoyado en 15 encuentros sin recibir un solo gol. Esa es la clave pero además de dejar la portería a cero con asiduidad está obligado a dar un paso adelante en labores ofensivas para poder pelear en las alturas con los rivales más fuertes.

El reto inmediato, el que le espera el sábado de Carnaval, es recuperar la relación con el área contraria en un auténtico duelo en la parte alta contra un Real Oviedo que, al igual que los amarillos, sobresale por su consistencia como bloque. Si el Cádiz quiere continuar en el segundo peldaño no tiene otra opción que vencer a su oponente, que llega inmerso en una racha que impresiona, en plena escalada.

Para disponer de posibilidades de saborear la victoria, los gaditanos necesitan superar sus reticencias del centro del campo en adelante además derribar del férreo sistema del adversario más complicado de la Liga a día de hoy.

Una de las claves del partido pude estar en el remate. La diferencia en ese apartado entre el Cádz y el Oviedo es llamativa. Mientras el equipo amarillo es el que menos dispara, el cuadro carbayón es el octavo de la Liga con más lanzamientos, un total de 293. Eso significa que los jugadores de Juan Antonio Anquela han tirado 52 veces más que los de Cervera. De hecho, los carbayones son los cuartos máximos goleadores de Segunda División A -por detrás del Real Valladolid (45), Rayo Vallecano (40) y Huesca (39)-. El conjunto del madrileño barrio de Vallecas es el que más insiste en el remate. Contabiliza hasta 370 disparos, 129 más que el Cádiz que necesita tirar hasta nueve veces para hacer un tanto. Esa es la media que sale entre remates realizados y goles conseguidos -26-. El Valladolid es el que menos intentos necesita para marcar, ya que celebra un gol cada 6,6 tiros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios