José Manuel Casado, novillero

"Me negué a torear porque no me pagó los gastos de mi cuadrilla"

  • El torero sevillano denuncia al empresario Pascual Porcel porque "no cumplió con un contrato 'a convenir' para un festival sin picadores previsto en Darro"

Comentarios 4

En el léxico taurino hay un término, el túnel, que define la situación por la que un torero cobra menos de lo estipulado por ley o incluso no cobra por torear. Es un mal que en ocasiones viven desde matadores de toros modestos a incipientes novilleros, pasando por banderilleros y que casi nunca salta a los medios de comunicación. En esta ocasión, un incipiente torero se asoma al ruedo del papel para denunciar una situación de este tipo. El novillero sevillano José Manuel Casado (Camas, 27-2-81) se marchó sin torear el pasado domingo en Darro (Granada), "al negarse el empresario a pagarme los gastos. No pedía más, únicamente cobrar para pagar a mi cuadrilla", afirma el torero.

José Manuel Casado denuncia públicamente en Diario de Sevilla lo sucedido: "Yo tenía un contrato en el que pone que cobraría a convenir, es decir, que cobraría los gastos estipulados, que es lo que había tratado con el empresario Pascual Porcel -empresa Taurina Porcel- para torear un festival sin picadores en Darro. No era el dinero para mí, sino el estipulado para la cuadrilla. Era un mano a mano con cuatro novillos en el que estaba anunciado con Octavio Chacón. Al no cobrar los gastos para poder pagar a mi cuadrilla me reuní con el empresario y estuve negociando con él hasta casi la hora del comienzo del festejo. Se puso amenazante. Me presionó para que toreara y me ha quitado de una novillada que organiza en Biedma en la que iba a torear el día 16 de agosto. Decidí no torear y él ha llegado a acusarme de que me había ido porque los novillos eran grandes y me daba miedo. Algo que no tiene sentido porque la novillada no era terrorífica. Lo denuncié en el cuartel de la guardia civil de Biedma. Estuvo de testigo el banderillero Manolo Corona. También he pasado la denuncia a la Unión de matadores y novilleros. El festival lo toreó Octavio Chacón y han cobrado tanto él como su cuadrilla". El intento de recoger ayer explicaciones del empresario Pascual Porcel sobre el incidente resultó infructuoso.

El novillero sevillano dice sentirse preocupado ante una situación que jamás había vivido: "No me había ocurrido nunca algo así, un altercado de este tipo. Es la primera vez. No sé lo que pasará. Pero llevo muchos años luchando y la verdad es que esto está en un momento que a uno le llega a cansar ésta situación".

El espada camero debutó en público en Guillena en noviembre de 1997 y se estrenó con picadores en Castro Urdiales en junio de 2006. En total ha sumado "unas cuarenta novilladas sin caballos y con picadores únicamente he toreado la del debut y dos o tres festivales".

En sus comienzos, Casado llegó a debutar en la Maestranza en el ciclo de promoción, sin picadores, de 2001, de cuya actuación guarda un grato recuerdo: "Me pidieron una oreja con fuerza y di la vuelta al ruedo. También destacaría faenas como las de Jerez de los Caballeros y Valuengo, con novillos de Paco Ojeda". Sin antecedentes taurinos, su vocación nació de manera espontánea "cuando era chiquitillo. Sólo me gustaba jugar al toro y cuando inauguraron la Escuela de Camas probé y fui alumno de El Almendro. Allí aprendí el oficio". Entre sus referentes se encuentran "todos los toreros, como José Tomás, Ponce y El Juli, pero principalmente Rafael de Paula y Morante de la Puebla", ya que "mi manera de expresar el toreo es la de sentimiento, lo que se llama toreo de arte, en el que te olvidas del cuerpo". Sin apoderado, su meta es "seguir ahora luchando hasta el final, hasta que las fuerzas aguanten. Llegar a ser matador de toros y a ser posible estar arriba. El sueño más cercano es que me anuncien en Sevilla, en mi tierra, para expresar mi toreo y que el público me acepte y disfrute de lo maravilloso que es esto".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios