Toros

Tomás Campuzano y Rafael Cremades, toreo y comunicación mano a mano

  • Torero y periodista analizan aspectos de la tauromaquia en Cajasol

Tomás Campuzano y Rafael Cremades Tomás Campuzano y Rafael Cremades

Tomás Campuzano y Rafael Cremades

El matador de toros Tomás Campuzano y el periodista Rafael Cremades protagonizaron el primer Mano a Mano de la Fundación Cajasol de este recién estrenado 2018. Esta cita ha abordado la relación entre el toreo, la radio y el periodismo como tema central, aunque en ella se ahondó también en la carrera de Campuzano y en la afición por la tauromaquia del conocido comunicador de Canal Sur. Estos encuentros, conducidos por el director de Toromedia, José Enrique Moreno, llegaron a su 46ª edición.

¿Es la radio un buen medio para la divulgación de la Fiesta de los toros? Cremades respondió que sí pero, sobre todo, se declaró “un admirador de los toreros y de la Fiesta y un aficionado que se limita a disfrutar, sentir y hablar poco”.

Tomás Campuzano, torero que siempre ha mantenido magníficas relaciones con los medios, prefirió ahondar en sus recuerdos. “Vivíamos el toreo a diario gracias a las crónicas de Enrique Vila; en realidad nuestra conexión con el mundo de los toros comienza gracias a la radio”, precisó el veterano diestro recordando aquel tiempo pasado “en el que esperábamos a las diez y cinco de la noche junto a la radio para saber qué había pasado en cada plaza”.

En esa línea, Rafael Cremades rompió una lanza por “aquellos radiofonistas que ponían el alma en cada retransmisión” precisando que “el poder evocador de la radio no lo tiene la prensa escrita y te permite ver y recrear las faenas de los toreros”.

El conocido locutor no eludió referirse a la actual situación sociopolítica que afecta de una manera especial al mundo del toro. “La Fiesta está sufriendo muchos ataques y declararse hoy amante de los toros es muy complicado; cada vez que me manifiesto como aficionado en la radio recibo ataques de gente que además no es aficionada”, añadió el periodista apostillando que “hemos avanzado en muchas cosas pero hemos retrocedido mucho en eso”. Y definió a los toreros como "auténticos caballeros de la vida" y explicó que de pequeño veía pasar los alguacilillos para la plaza de su ciudad, Córdoba, "y aquello me llamaba mucho la atención". "Mi padre -añadió- me llevaba a los toros de niño y yo no tengo ningún trauma".

En ese punto, Tomás Campuzano explicó que la falta de presencia de lo taurino en la sociedad y en los medios se podría revertir "con la llegada de un nuevo fenómeno como El Cordobés". El diestro de Gerena volvió a evocar aquel tiempo "en el que el país se paralizaba con sus corridas televisadas y hasta se quedaba el campo vacío. Recuerdo que yo entonces cuidaba ovejas y me dividía con mi hermano para ver media corrida cada uno en la tele del cortijo”.

Tomás Campuzano ahondó en su carrera y explicó que, en su caso, "nunca tenía las temporadas hechas, en una corrida me tenía que ganar la siguiente", y comentó la clave de su éxito en plazas del norte: "Conforme avanzaba la temporada me encontraba mejor y cuando se acercaban esos compromisos más duros del norte me preparaba a conciencia para que no se me escapara el triunfo, de ahí que se dijera entonces que Tomás Campuzano era un torero del norte". El torero de Gerena explicó que su presencia en corridas duras le impidió expresar un toreo que salió a relucir en su última temporada, "cuando me liberé de presiones fue cuando me encontré más a gusto y pude torear para mí y sacar lo que llevaba dentro como torero".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios