Desafíos y logros de la mujer en la tauromaquia

  • Muriel Feiner realiza en su último libro un recorrido exhaustivo y reivindicativo del papel de la mujer en los toros

Muriel Feiner, en la presentación de su libro en Madrid. Muriel Feiner, en la presentación de su libro en Madrid.

Muriel Feiner, en la presentación de su libro en Madrid. / f. d. a.

El binomio tauromaquia y mujer, apenas analizado por los tratadistas taurinos, es un mundo bastante desconocido incluso para el aficionado.

Muriel Feiner, una neoyorquina que se afincó en España en su juventud atraída por los toros, escritora, periodista, traductora, fotógrafa taurina y casada con un torero -Pedro Giraldo- ,profundiza en el libro que acaba de publicar, Mujer y tauromaquia. Desafíos y logros (Ediciones Bellaterra) en la trascendencia, importancia y sentimientos de la mujer en su relación con el mundo taurino y que completa su obra La mujer en el mundo del toro, que -según la autora- era una recopilación de biografías y datos.

La autora afirma que hay unas 1.500 toreras, de las que han tomado la alternativa 18Si el enemigo de las toreras hubiera sido únicamente el toro, se hubieran logrado más cosas"

En este libro, con prólogos de Ángel Luis Bienvenida (rescatado de su anterior obra) y Cristina Sánchez y epílogo de la periodista Raquel Sanz, viuda del malogrado diestro Víctor Barrio, Feiner hace un recorrido desde toreras a empresarias, pasando por ganaderas y hasta la figura de las sufridas madres y esposas de los toreros, en lo que supone un tratado exhaustivo y reivindicativo del papel de la mujer en los toros.

Muriel Feiner desgrana en sus 453 páginas y otras 50 con fotografías el recorrido vital de las mujeres en la historia taurina hasta llegar a nuestros días, con entrevistas a personajes contemporáneos.

En cuanto a los desafíos y logros en la mujer en esta parcela, explica: "El toreo es un desafío en sí. Las toreras han abierto el camino para otras muchas mujeres en este sector. En el libro se pueden encontrar también con las vivencias de ganaderas, presidentas, fotógrafas, aficionadas y hasta de una cirujana taurina. Yo,cuando vine a España percibí que me trataban con recelo como fotógrafa".

Del peso de las toreras en la historia, asevera: "Hay unas 1.500 toreras; 18 de ellas tomaron la alternativa. No quiero comparar, pero si el enemigo de las toreras hubiera sido únicamente el toro, se hubieran logrado más cosas". Y aquí alude a las leyes que en varias etapas prohibieron a la mujer ejercer el toreo: "La prohibición durante gran parte del siglo XX terminó con la carrera de Juanita Cruz. Ángela, que empezó como rejoneadora, tuvo que luchar varios años y gastó mucho dinero en abogados para conseguir torear a pie, lo que logró en 1974".

Muriel Feiner llegó a España tras leer un libro en inglés sobre la rejoneadora Conchita Cintrón, a quien varios maestros de su época, como Domingo Ortega o Marcial Lalanda, quien la apoderó, elogiaron como torera a pie. La autora afirma: "Era una mujer super inteligente. Para mí es el personaje más relevante, entre otras cosas porque la lectura de aquel libro me hizo viajar a España y apasionarme por los toros".

Según la importancia de cada torera, nos encontramos con biografías de las ya citadas, de aquellas señoritas toreras del XIX y comienzos del XX hasta las más recientes como Cristina Sánchez, Mari Paz Vega o Conchi Ríos... El lector también se puede encontrar con historias apasionantes de numerosas amazonas, desde la genial Cintrón a Lea Vicens, pasando por María Sara, actualmente empresaria, comentarista taurina y política. De la misma manera, llaman la atención ganaderas, veterinarias o empresarias, como Lola Casado, hija de Fatigón, que apoderó a Mondeño o de la cirujana Pilar Val-Carreres, hija del eminente doctor Carlos Val-Carreres, ángel salvador de toreros. Entre el exhaustivo trabajo que aparece en el libro, entrevistas a mujeres que comparten el miedo que emana del toro, como a Yeyes Manzanares, hija del desaparecido maestro.

De la actualidad, con las escuelas taurinas como centros de enseñanza, donde no existe discriminación, la autora señala: "En las escuelas puede haber un porcentaje de cuatro chicas por 50 chicos, por lo que es lógico que lleguen arriba más toreros que toreras. En el aspecto físico, quizás la mujer tenga menos agilidad y necesite más preparación, pero cuando elige algo lo hace con más convicción y dedicación".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios