Broche de oro al concurso 2017

No es una noche cualquiera

  • Una Gran Final con dos homenajes, al Carnaval de la República y a la despedida de Martín.

El alcalde, José María González, ataviado con el tipo de la murga de 1932 'El frailazo y los tragabuches' junto a los miembros de la corporación municipal enfundados en sus diferentes disfraces. El alcalde, José María González, ataviado con el tipo de la murga de 1932 'El frailazo y los tragabuches' junto a los miembros de la corporación municipal enfundados en sus diferentes disfraces.

El alcalde, José María González, ataviado con el tipo de la murga de 1932 'El frailazo y los tragabuches' junto a los miembros de la corporación municipal enfundados en sus diferentes disfraces. / jesús marín

Comentarios 2

No es una noche cualquiera en el Gran Teatro Falla. Con su tipo de febrero bien ajustado, el tipo de templo de los ladrillitos coloraos, que le sienta como un guante, el teatro orgulloso se siente observado por el mundo. No es una noche cualquiera. Se nota en la mezcla, que nunca chirría, entre los invitados de tiros largos o enfundados en un disfraz; en el hall engalanado y en la sala que en esa noche, no sé por qué será, brilla más que nunca, late más que nunca. No es una noche cualquiera. Porque tras más de un mes relatado entre tangos y estribillos, entre cuplés y pasodobles, se alza la noche grande de las coplas, la Gran Final del Concurso de Agrupaciones Carnavalescas. Que siempre es igual de emocionante y siempre es distinta.

Antes de que las agujas dieran las ocho de la tarde, aficionados e invitados iban desfilando por la entrada del coliseo donde eran recibidos tanto por el photocall instalado por Solera 1847, con el actor Sergio Torrecillas al frente , y por el equipo de la Fundación Cajasol que entrega una bolsa de confeti como cortesía. Además, durante un buen rato, el propio alcalde de la ciudad, José María González, y algunos miembros de la corporación municipal estuvieron saludando a los asistentes este espacio. Disfrazados, como viene siendo la norma. Del guiño del alcalde al 80 aniversario de la prohibición del Carnaval apostando por el tipo de 'Frailazo y sus tragabuches' (una de las agrupaciones más irreverentes del Carnaval de la República y cuyos miembros fueron perseguidos) al homenaje al movimiento de los Panteras Negras de Laura Jiménez, pasando por el disfraz de botones de Navarro, Martín Vila como zombie, el tipo de 'V de Vavetta' de la concejala de Fiestas, María Romay, de 'Las espías de la Caja B' de Eva Tubío, y del protagonista de los dibujos Hora de Aventuras del edil de Juventud, Adrián Martínez de Pinillos, fueron las opciones de los concejales.

Pero fueron los representantes de Ciudadanos quienes sorpendieron y acapararon la mayoría de las miradas, ya que Juan Manuel Pérez Dorao se metía en la piel del líder de Podemos, Pablo Iglesias, cargando con un muñeco al estilo Juan de Selu pero con la cara de Iñigo Errejón, y María Fernández-Trujillo como otra de las caras visibles del partido, Carolina Bescansa, con bebé incluido. Las socialistas Victoria Rodríguez, disfrazada de hada, María José Rodríguez, y los populares Teófila Martínez, Vicente Sánchez, Ignacio Romaní y Mercedes Colombo, entre otros, tampoco se quisieron perder la noche grande del Carnaval gaditano.

La esfera política, completada con Ana Camelo de bruja y Ana Fernández como uno de los personajes de la saga de Harry Potter, compartía la atención de los medios con la esfera artística. Así, el bailaor gaditano Juan José Jaén El Junco, el cantaor José Anillo, el actor y músico Alex O´Dogherty y el ganador de la primera edición de Gran Hermano y pregonero de la fiesta en 2001, Ismael Beiro, ocuparon los palcos de protocolo junto a diferentes representantes de distitas esferas sociales de la ciudad como José Berenguer, Carlos Perales Pizarro y Antonio Chico Rodríguez, además del organizador de la gala carnavalesca en el Liceo de Barcelona, Francisco Flores. La actriz Pastora Vega (como invitada de Canal Sur) y el músico Miguel Ángel Márquez de Antílopez (acompañando a la chirigota 'No te vayas todavía') también se dejaron ver en la Final.

El trasiego en la entrada sólo era comparable al ambiente animado de camerinos donde se preparaba para salir a escena la antología 'Las coplas recuperadas' que bajo la dirección de Juan Fernández y la supervisión del historiador Santiago Moreno se erigían como la gran novedad de la final de este año que, de hecho, sobre papel comenzaba media hora antes, a las ocho y media de la tarde, del momento en que abrieron, por fin, cortinas.

De esta forma, mientras los técnicos de seguridad confirmaban la identidad de los últimos asistentes, sobre escena Ezequiel Benítez, Bernardo Díaz, María de los Ángeles García, José Fernández, Antonio Fuertes, Fernando Núñez, Lolo Utrera, Mariano Varela, Andrés Álvarez, Fernando Devesa, Manuel González El Peli, Jesús Martínez, Raúl Zarzuela, Roberto Aparicio, Isaac Levi, Jesús García y Carlos Mariscal, quien fue concejal de Fiestas durante el gobierno socialista, daban vida a unas coplas silenciadas durante 40 años por la apisonadora que fue la Dictadura y otros 40 más por el silencio más doloroso, el del olvido.

El Carnaval de la República resucitaba en las tablas del Falla con los tangos de 'Los decapitadores (1932) y 'Los pijamas' (1933), con los cuplés de la murga 'Los gauchos' (1932) y el pasodoble de 'Los cazadores inofensivos' (1936), ambos con la firma de Manuel López Cañamaque. Especialmente emocionante resultaron la tanda de cuplés rescatados de 'Frailazo y los tragabuches', una de las agrupaciones más guerreras del carnaval de su tiempo, la conocida como la murga de Puertatierra, que llevaba la rúbrica de Manuel León y cuyos componentes fueron perseguidos duramente meses después, cuando sucediera el gran horror que sumió a toda España en la oscuridad. Negrura. Negrura de la memoria, disipada, un poquito más, un pasito más, por fin, en la noche de ayer. Que no era una noche cualquiera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios