Prisioneros sin ganas de libertad

  • La comparsa de Chapa, Aranda y Noli que dirige Ángel Subiela necesitó varias horas de maquillaje para poder plasmar en el Gran Teatro Falla su tipo de pájaros enjaulados

Carli Brihuega, en un momento de su complicado proceso de maquillaje. Carli Brihuega, en un momento de su complicado proceso de maquillaje.

Carli Brihuega, en un momento de su complicado proceso de maquillaje. / julio gonzález

El Carnaval de Cádiz hace prisioneros, los hace cautivos en el Falla, en sus calles, adictos a sus aplausos, a la necesidad de piropear a su ciudad ante su gente, prisioneros que reciben una de cal y otra de arena de un público veleta que lo mismo un año promete amor eterno que al siguiente se entrega a otro.

Enjaulados por Cádiz llegaron anoche al Falla unos prisioneros alados comandados por un ave fénix capaz de resurgir una y mil veces de sus cenizas. Ángel Subiela, después de 37 años en la fiesta, de haber salido y ganado con los mejores, sigue en forma. El pasado Concurso lo demostró con 'Los equilibristas' y este año vuelve con los mismos autores, con un Miguel Ángel García Argüez 'Chapa' más inspirado aún; un José Manuel Aranda en pleno proceso de crecimiento y el Noly, capaz de parir por cada febrero pasodobles inmortales.

Subiela afirmaba en la previa a su actuación que ya no se pone tan nervioso como antes, pero que el día del debut le gusta sentir, y contagiar, "esa tensión de la responsabilidad, si no lo sintiera igual sería mejor quedarme en mi casa. Yo sé que lo que llevo es bueno, como lo era el pasado año, que es una buena comparsa, pero el resto, el desenlace, los premios, el que guste más o menos ya no depende de nosotros. Nuestro trabajo ya está hecho", afirmaba mientras una de las integrantes del equipo de maquillaje de Piarlé le daba a su rostro apariencia aguileña. El tipo ha sido confeccionado por Quatros Decorados.

Junto a Ángel, el resto de su grupo se preparaba en el Hogar del Jubilado de la calle Zaragoza, donde no podía faltar el caldito de Chari Delgado, madre de Carli Brihuega, ni la presencia de familiares, novias y amigos, como Fernandi Núñez, inolvidable octavilla de comparsas de Martínez Ares o Juan Carlos Aragón.

Mario, el nieto de Ángel, acudió a ver como su abuelo se preparaba, aunque por su corta edad no estuvo en el Falla. Ya tendrá tiempo.

Los Brihuega estaban ayer casi al completo. Carli junto a su hijo Javi, que vuelve a ser componente de la comparsa, y recibiendo ánimos de su madre, una de sus hermanas, su mujer Inma y su hija. "Estoy bien, en Navidades cogí una buena gripe pero ya estoy recuperado", comentaba tan tranquilo como siempre.

Los que ya estaban maquillados hacían voces junto a los guitarras. El Jona, en palabras de Subiela uno de los mejores tenores con los que ha salido, entonaba los compases iniciales de un pasodoble que rezumaba almíbar. Y más cuando al tenor se le una la voz de Sergio, sobrino de Ángel y uno de los mejores segundas de la fiesta.

Subiela advertía que la comparsa iba a tener un sello muy de los 90. "Es lo que a mí me gusta, siempre me ha gustado. He salido con autores que han tenido su sello, estilos que hay que respetar, pero este año hemos hablado de hacer algo que recordara ese tipo de comparsas. Creo que nos ha quedado una agrupación muy completa".

Con ese grupo y esos autores es muy probable que 'Los prisioneros' tengan un vuelto muy alto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios