Deportes

Hasta ocho millones por Luis Alberto si triunfa

  • El Sevilla considera beneficioso el acuerdo con el Barça ante la crisis del mercado en el fútbol · En Turquía ya esperan a Escudé.

Comentarios 8

Si muchos sevillistas se han rasgado las vestiduras con la decisión del actual consejo de ceder a Luis Alberto al Barcelona con una opción de compra, la realidad del mercado ha llevado a Del Nido y Monchi a acceder a una fórmula que garantizaría el ingreso de una cantidad de dinero nada despreciable por el canterano en el caso de que triunfe y dé el salto al primer equipo azulgrana. Y en caso contrario, recuperan al jugador dentro de un año en teoría más formado personal y futbolísticamente y tras haber competido en una categoría superior a la que militó en la campaña pasada con el filial del Barça en Segunda.

Según el acuerdo que Sevilla y Barcelona están a punto de cerrar, Luis Alberto jugará cedido en el Barcelona B esta temporada a cambio de 200.000 euros. Cuando llegue junio de 2013, el club catalán podrá ejercer una opción de compra y firmar un contrato ya acordado con el jugador. El precio de ese derecho de compra se va a fijar en 4 millones de euros, condición fija que ha puesto el Sevilla y que el Barça va a aceptar. Pero a partir de ahí, ya están cerradas las condiciones de un acuerdo de primas por variables que pueden disparar el precio final de Luis Alberto hasta 4 millones más, es decir, 8 en total.

Sevilla y Barcelona han acordado el pago de un millón de euros por cada 25 partidos que Luis Alberto dispute con el primer equipo. De momento, está cerrado que esto se cumpla hasta los 3 millones, es decir, hasta los 75 partidos, pero los últimos flecos de la operación se detienen en que el Sevilla está tratando ampliar esta variable hasta los 100 partidos, lo que supondría un millón más.

Además, el Barcelona se compromete a pagar el 30% de una futura venta a un tercer equipo en el caso se que previamente se decidiera a abonar los 4 millones de su opción de compra.

Aún hay más, porque el Sevilla ha tratado por todos los medios de incluir también en el acuerdo una opción de recompra en el futuro para asegurarse poder recuperar al jugador en el caso de que explotara, pero el Barcelona no acepta esta condición.

Pese al enfado de la una gran parte de la afición que siempre tuvo mucha fe en el fútbol de Luis Alberto, en el Sevilla consideran que es beneficiosa la operación, pues asegura que un futbolista que apenas acumula 100 minutos en Primera y que no ha demostrado todavía nada adquiera experiencia en un club top y, en el caso de que triunfe, también percibir una cantidad de dinero que no es nada despreciable tal y como está el mercado del fútbol, en el que la mayoría de los clubes -y la experiencia está en el propio Sevilla- tratan por todos los medios de ahorrarse aunque sea porcentajes de fichas para cuadrar sus cuentas.

Y en ésas está el Sevilla con Escudé, Guarente, Romaric y Acosta. Para los dos primeros esta semana va a ser clave y todo apunta a que el francés y el italiano van a abandonar la disciplina nervionense en los próximos días. Escudé ni siquiera se vistió de corto ayer en el amistoso en San Fernando y ya lo esperan en Estambul, donde va a firmar dos temporadas en el Besiktas. La prensa otomana ya anunciaba ayer la incorporación a coste cero de uno de los supervivientes del Sevilla de los títulos, junto al fichaje del portero escocés Allan McGregor. Con 30 años, el Sevilla se va a ahorrar una de las fichas más altas de la plantilla. El club tiene pensado organizar una despedida al jugador parecida a la que tuvieron otros integrantes de aquel equipo, pero será cuando el francés, que viajará en breve a Turquía para firmar, cierre todos los detalles de la operación.

En el caso de Guarente, emisarios del Bolonia pueden venir esta semana a Sevilla para cerrar una cesión con la ficha compartida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios