La Sexta se asoma esta noche a la vida de 1968

  • Globomedia elabora un documental con vídeos y entrevistas inéditas

Cuando Montse tenía siete años, y acudía los domingos a casa de sus tíos, y miraba de reojo El libro de la vida sexual, cuando corría el año 1968, España tenía las entrañas del mismo color que el alquitrán. De un negro oscuro y amenazante, como los guantes que levantaban iracundos los atletas estadounidenses en los Juegos Olímpicos de México, para protestar por el asesinato de Luther King. Grandes hombres que Montse Fernández Villa veía aterrada por la tele de casa. Y que ahora escruta, también con lágrimas, en el documental 1968. Yo viví el mayo español, el que ella misma ha preparado para La Sexta, arrebatada por el entusiasmo. Que se estrena esta noche, sobre las once.

De las revueltas que en ese año se produjeron en Francia, contra el Estado burgués; de la independencia de Guinea, de la que había liada en Estados Unidos por la guerra de Vietnam, en Japón, en Uruguay, en Alemania. De todo eso trata el documental. Pero sobre todo de España. De cómo, las universidades de aquí también levantaban en sus aulas un zócalo para la democracia, mientras el gobierno lo rompía a palos. Vicente Álvarez, por entonces estudiante de Matemáticas y actual presidente de Asturias, lo sabe bien y se lo ha contado a las cámaras de Montse Fernández, que es la productora ejecutiva del reportaje de Globomedia. Se verá hoy. Con la crueldad del régimen franquista, las palizas, la censura y la humillación dibujadas en su mirada.

En la primavera de 1968 pasaron muchas cosas más. Ahora sí que lo sabe Montse. Que Raimón montó un concierto para pulverizar sus ansias de autonomía. Que recaudó más de 300.000 pesetas. Que en ocho años no pudo volver a cantar. Hay vídeos. Y se verá que López Ibor no escribió ese libro sobre sexualidad que se asomaba en el mueble de sus tíos y que espoleaba a los homosexuales. Fue Lidia Falcón, una feminista incipiente a la que el régimen pagó 30 pesetas por página. Massiel ganó Eurovisión por tongo. De eso también se enteró Montse. Porque los directivos de Televisión Española compraron los votos en otros países. Porque para el país era importante ganar algo por una vez. No lo ha contado la cantante, ella pedía dinero. Lo ha hecho el periodista José María Íñigo, que trabajaba en la cadena, y que es uno de los veinte entrevistados que han tenido al equipo del documental de un lado para otro.

Las llamas de las barricadas caldearon el ambiente que pisaba Emma Cohen en el París de 1968. En mayo. Los jóvenes, de nuevo reivindicando. Cohen escribió en un diario todo lo que vivió, el encierro en La Sorbona, más palos, y tiros y represión. Lo lee para el trabajo de La Sexta. Montse fue a por ella. Y a por Rosa María Mateo. Para volver a la España negruzca. En la que no se podía presentar un informativo si eras mujer. "Podías hablar en la tele, sí, pero de moda, de maquillaje o de cuidado de niños". Habla Montse, que ha tenido que callar mientras tejía este programa, ante los testimonios de José Luis Villar Palasí, ministro de Educación en 1968, y de Manuel Fraga, por entonces ministro de Información y Turismo. Ellos también se verán.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios