La red, ¿aliada de la productividad?

  • Las empresas granadinas comienzan a plantearse la posibilidad de restringir el acceso a internet para evitar que los trabajadores aprovechen su horario laboral para realizar consultas personales

¿Quién no ha aprovechado nunca un rato libre en el trabajo para vaguear por internet? Consultar el correo electrónico personal, leer la prensa digital o aprovechar la banda ancha para visitar páginas musicales son algunas de las rutinas que cada vez siguen más trabajadores. Por mucho que les pese a los empresarios. Y es que las nuevas tecnologías y la implantación de internet como una herramienta laboral básica ha dado alas a los empleados para 'desconectar' del trabajo sin ni siquiera tener que levantarse de la silla.

Los últimos datos facilitados por la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa de la Junta de Andalucía sobre el uso de las nuevas tecnologías en las empresas granadinas apuntaban a que el 75% de las pymes de la provincia disponen de acceso a internet a través de la banda ancha. Sin embargo, en los últimos tiempos las enormes ventajas de las nuevas tecnologías -ya son muchas las ocupaciones que no se pueden concebir sin internet y, mucho menos, sin ordenadores- se han ensombrecido por lo que algunos empresarios consideran una invitación continua a la vagancia.

De ahí que muchas empresas comiencen a interesarse por los programas que limitan el acceso a la red. "Nosotros sí que hemos notado que la demanda de este tipo de productos se ha multiplicado", explica el director de la consultoría granadina de nuevas tecnologías Euroinnova, Jesús Moreno. Sin embargo, la de implantar sistemas que restrinjan el acceso a la red es más una declaración de intenciones que un hecho consumado. "Hemos recibido más solicitudes, pero al final no se suele llevar a cabo. Sobre todo porque marca una separación entre los trabajadores y el empresario", indica Moreno. Y, además, estos productos son más propios de las grandes empresas que de las pequeñas y medianas sociedades que componen el tejido empresarial granadino.

Sin embargo, los que sí que tienen más éxito entre el empresariado granadino son los sistemas de control de las páginas a las que ha accedido cada trabajador. "A través de los servidores se puede controlar cuánto tiempo ha estado conectado a la red el trabajador y qué páginas ha visitado", explica el director de Euroinnova. Eso sí, para llevarlo a cabo es necesario informar previamente a cada uno de los trabajadores. "Se les tiene que decir tanto que van a estar controlados como que de esa vigilancia pueden derivarse decisiones empresariales".

El director de Euroinnova explica que este tipo de vigilancia se utiliza más con carácter retroactivo que de forma activa. Es decir, que normalmente las empresas sólo comprueban los hábitos de acceso a internet de un trabajador cuando éste demuestra ser ineficaz o poco productivo. De hecho, según el último estudio publicado por la Escuela de Negocios de la Universidad de Navarra (IESE), apenas una de cada diez grandes empresas ha sancionado a algún trabajador por el uso indebido del acceso a internet.

Existe otro método de control que genera menos suspicacias entre los trabajadores y que suele ser aplicado en el ámbito familiar para evitar que los menores accedan a páginas no deseadas. Se trata de aplicar filtros a ciertos contenidos de la web, que dependen de los usuarios, de sus horarios y de sus necesidades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios