Reportaje

Arquitectos de sonidos digitales

  • La red y las nuevas tecnologías se están convirtiendo en los mejores aliados de un grupo de músicos que, con pocos recursos y mucha imaginación, consiguen originales composiciones usando desde videoconsolas hasta mesas de mezclas virtuales.

Comentarios 1

El grupo Pepino es un ejemplo perfecto de cómo la tecnología y la creatividad pueden producir nuevas melodías. Esta banda con sede en Fukuoka, Japón, son un grupo de Rock con la particularidad de que hacen su música con Game Boys. Su canal en lastfm.com se acerca ya a las cinco mil escuchas, algo que no es de extrañar pues este dúo, formado por un español y una japonesa, con su música original y desenfadada tiene una pequeña legión de seguidores.

Otro 'gadget' que no han tardado mucho en convertir en instrumento ha sido el iPhone (y su hermano pequeño, el Ipod Touch) de Apple. Con un par de aplicaciones que transforman el reproductor en un piano y una guitarra virtuales, y una Nintendo DS ‘hackeada’ como secuenciador, el grupo Iband, procedente de tierras austríacas, crea bellas composiciones de música electrónica. En su web se pueden encontrar videos y canciones gratuitas, aunque quién así lo desee puede hacer una donación al grupo.

Una opción interesante para los músicos que prefieren los instrumentos más tradicionales, pero no quieran renunciar a la globalidad que permite la red, es eJamming. En su página web se definen como una herramienta que “permite a los músicos tocar juntos en tiempo real como si estuviesen en la misma habitación”. Este software (que, por ahora, es gratuito) permite un máximo de cuatro personas por sala, cada una con un instrumento.

Pero si hay una herramienta musical que puede enganchar incluso a los más neófitos, esa es la Tony-b Machine. Hecha mediante 'Flash', esta web es una mesa de mezclas en las que el navegante puede componer sus propios temas de música tecno de forma gratuita.

El ‘site’ también permite registrarse gratis para grabar y compartir los temas que pueden convertir a más de uno en un auténtico Chimo Bayo de la era digital.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios