Tras el telón

El montaje de 'Rockola' en 50 segundos

  • Descubra cómo se orquesta la escenografía del coro de Bayón, en el que se implica numeroso personal de la tramoya, artesanos y componentes de la agrupación

Se abre el telón del Falla y aparecen las muchachas y muchachos del coro 'Rockola', ambientada en una hamburguesería americana de los años 50. Nada es al azar, todo es producto de una estudiada escenografía que luce perfecta y repleta de detalles que no escapan al objetivo de Julio González, que graba todo el proceso y lo resume en 50 segundos. A través de su objetivo, 'Diario del Carnaval' muestra el elaborado proceso que el espectador no ve, el que aparece con una nueva idea entre agrupación y agrupación. Un trabajo en el que están implicados numerosas personas como el personal de la tramoya, bajo las órdenes del regidor de escena, Miguel Ángel Fuertes, los artesanos y los propios integrantes del coro.

De idear la escenografía de 'Rockola' se ha encargado el equipo de Queco Trinidad, de Quattro's Producción Artística, que explica que pese al vistoso montaje, “no ha sido demasiado complicado en la escena, al llevar bastantes piezas independientes”. Reconoce que ha sido más complicado “el trabajo de taller, el de documentación, para lo que nos hemos empapado de cine de la época”, asevera Queco Trinidad.

Para Alejandro Bayón, autor del coro, “ha sido el decorado con el que más elementos escénicos hemos contado”. “Teníamos claro que no podía faltar la máquina de discos Rockola, y cambiar la canción, y que igual que nos gusta tematizar el repertorio, también hacerlo con la escena, que nos pudiera dar complejidad de movimientos”.

Para ello Quattros pensó en un gran bastidor, que se planta en el fondo para crear el ambiente de la hamburguesería, la barra del bar auténtica de la época y “una serie de piezas sueltas como los módulos de las mesas, el sofá o la máquina para pinchar la música”. De otros elementos como las hamburguesas y pelucas se ha encargado Alejandro Mariño, mientras que los tipos son de Mercedes Mayone. Un trabajo en el que han empleado a ocho personas de su equipo en escena, que en cuestión de minutos atornillan, esamblan piezas y orquestan el orden de todos y cada uno de los elementos que convierten la escena en una auténtica hamburguesería americana de los 50.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios