Encuentro con 'Diario del Carnaval'

Devoción mutua

  • Del primer encuentro de Álvaro Cervera y Juan Carlos Aragón surge una entretenida charla movida entre Carnaval y fútbol a partes iguales

La calidez con la que los dos desconocidos apretaban sus manos profetizaba lo que una hora después ocurriría: dos amigos avanzando calle arriba en entretenida conversación. Álvaro Cervera, entrenador del Cádiz, y Juan Carlos Aragón, reputado autor del carnaval gaditano, se conocían ayer en persona en la taberna El Manteca, donde pudieron verbalizar en un natural tú a tú la admiración que se profesan mutuamente desde hace tiempo.

Costó más encontrar un lugar en el abarrotado establecimiento viñero que encauzar la charla que salía sola, a borbotones, entre los dos protagonistas del encuentro propiciado por Diario del Carnaval. Carnaval y Cádiz CF, memoria cadista del eterno rebelde del certamen y recuerdos familiares del míster (cuyo padre era de San Fernando) se trenzaban durante el soleado mediodía alrededor de un barril tan redondo como el resultado de la primera cita entre dos hombres que comparten más de lo que parece a simple vista.

El míster pidió una letra para el Cádiz CF y el comparsista espera una prueba para jugarcon el falla en miniatura Los dos protagonistas del encuentro posan para Diario del Carnaval delante del parque infantil del Corralón

Si Cervera reconocía que el flechazo con la pluma del carnavalero llegó con una chirigota, 'Los Yesterday', al poco confesaba que quien realmente le robó el corazón fue una comparsa de Aragón, 'La Serenísima', que aún tiene como tono de su móvil. "Si quieres te lo enseño", dijo el hombre cadista del momento. No hizo falta la prueba física pues sus conocimientos sobre esta agrupación quedaron sobradamente constatados cuando le pidió al comparsista que este año dedicara un cuplé al Cádiz en positivo, "porque me acuerdo que en 'La Serenísima', haciendo una relación entre los equipos y la tierra, mandaste a los cadistas a la Sierra los domingos", le regañó con arte ante la carcajada de aceptación del coplero que incluso adelantó que 'Los peregrinos', su nueva creación, tienen por ahí un cuplé que quizás agrade a los cadistas.

La petición del entrenador no fue el único ofrecimiento durante el encuentro. Así, minutos antes, Aragón no se cortaba y rompía el hielo bromeando sobre una supuesta velada intención en esta cita: "Hombre, yo tengo la esperanza de que si esta amistad cuaja pedirle al míster que me haga una prueba. Aunque sea para jugar los últimos diez minutos de un partido, vamos, no pido más", reía. Y es que el gaditano ha hecho sus pinitos como futbolista, recordaba, y estuvo jugando en equipos de juveniles hasta que todo quedó a un lado cuando empezó con el Carnaval. Según rememoraba, a la vez que comenzaba a meterse en el mundillo carnavalero comenzó flaquear en los estudios, "y mi padre me dio a elegir entre el Carnaval o el fútbol y me quedé con el Carnaval", apuntó en rebeldía. No se ha arrepentido de la decisión. "No tenía nivel para jugar en Primera División y el fútbol es como el Carnaval, sólo se puede disfrutar si estás en el más alto nivel".

Eso no quiere decir que haya dejado su afición por el deporte rey. De hecho, confesó que no es carnavalero, sino que escribe comparsas, pero que sí ha seguido con gran entusiasmo al equipo cadista del que no es socio desde el segundo año en que el Cádiz descendió a Segunda B. "A mí me tocó vivir lo mejor de la historia del Cádiz y luego vino lo peor. Vamos, que yo aprendí geografía con el Carnaval y con los partidos del Cádiz de esa mala época, conocí pueblos que ni sabía que existían", decía sobre el periplo que pasó en esos años de la división de bronce.

Malos momentos pero también días memorables ha vivido Aragón gracias al Cádiz CF. De hecho, su inolvidable tiene fecha marcada, 24 de mayo de 1981, dos días antes de cumplir los 14 años de edad, cuando Pepe Mejías marcaba aquel segundo gol contra el Elche que le dio al Cádiz el ascenso a Primera División ("...forever Pepe, only you, Mejías", escribiría para 'Los Yesterday' aunque Cervera no lo recordara, ainsss...). "Esa fue la alegría más grande. Además con un equipo conformado en su 80% por gaditanos. Luego también estuvo el ascenso en Jerez, pero esa plantilla ya no era tan de Cádiz", reflexionaba el autor que, de nuevo ha recuperado la ilusión, "y lo digo no porque él esté aquí delante", apostilla, gracias a Cervera. "Empezamos la temporada preocupados, ¿te acuerdas ese partido con el Mallorca?, pero fíjate cómo ha ido la cosa... Ahora ya no nos conformamos", le lanzó al míster esperando al ascenso y alabando lo que está haciendo con el equipo, "que marca goles y que le recuerda a ratos al fútbol inglés, que me encanta".

En los recuerdos de la vida de Cervera, nacido en Guinea, criado en Santa Cruz de Tenerife y formado en Cantabria (todo un peregrino) no hay un momento imborrable de la fiesta gaditana, sin embargo tiene bonitos flashes de la infancia con su padre, "cuando le llegaban los cassettes de Carnaval de su tierra gaditana" y escuchaban las coplas. Luego llegó el año 99, el de los prodigiosos Yesterday, que le llevó a la Isla de su padre como jugador al servicio de Ramón Blanco. Y ahora, como entrenador en la ciudad, está al día gracias a los más fiebres de la plantilla y al cuerpo técnico: "Ellos me recomiendan que oiga a tal grupo que ha cantado el día anterior y más o menos los buenos sí que los voy viendo", asegura. Eso sí, tiene Cervera una asignatura pendiente. Aún no ha pisado el templo de los ladrillos coloraos pero lo ampara un generoso motivo. "Hay tanta gente que quiere ir que me da reparo acudir yo como invitado simplemente porque soy el entrenador del Cádiz. Pero, sí, la verdad es que me gustaría ir y puede que vaya algún día", anhela.

El mediodía discurre amable, como contagiado del microclima que los dos protagonistas han creado durante esta primera ocasión en la que se han tratado en las distancias cortas. Porque ya hubo distancia larga, ese "abrazo con la mirada" que se marcaron mientras el bus del ascenso a Segunda paseaba triunfal por la ciudad ya que Antonio Calderón -casero de Aragón y exentrenador cadista- ya había puesto en conocimiento al autor de 'Los peregrinos' de la predilección de Cervera por su obra, "y me sentí muy halagado, claro".

Carnaval y fútbol, fútbol y Carnaval. Y reflexiones de calado sobre dos pasiones y devociones que mueven la fe de todos y, por qué no decirlo, el negocio de unos cuantos. "Para mí existen dos carnavales, el puro y el interesado", dice Aragón que, además, basamenta su nuevo libro sobre esa idea. "¿Y usted míster, cómo lidia como entrenador con las ideas de fútbol puro y el interesado?", nos preguntamos. "Esto es para hablarlo largo y tendido pero lo resumo en una frase: Soy seguidor de Cruyff y admirador del Cholo. Quiero decir que me encanta el fútbol vistoso pero lo que hace Simeone tiene más trabajo y lo que ha conseguido es muy difícil...". "...Yo me estoy acordando -apoya Juan Carlos- de aquella frase de Javier Clemente que le dijo a los defensores del fútbol arte aquello de que "el mayor espectáculo era pasear la copa de la Liga por el río Nervión".

La responsabilidad por enamorar, ganar, por responder a las expectativas... Estos dos exdesconocidos tienen mucho de qué hablar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios