La firmeza del entrenador

  • Cervera dice que el que no cumple las normas "se queda fuera" y espera que David Barral "se haya dado cuenta de que algunas cosas van en serio"

Álvaro Cervera da instrucciones a los jugadores durante un entrenamiento en El Rosal. Álvaro Cervera da instrucciones a los jugadores durante un entrenamiento en El Rosal.

Álvaro Cervera da instrucciones a los jugadores durante un entrenamiento en El Rosal. / fito carreto

álvaro Cervera lo tiene tan claro que su argumentación fluye con rapidez cuando sale a relucir el tema. Un tema inevitable. El entrenador del Cádiz sabía de sobra que en la rueda de prensa previa al partido contra Osasuna -celebrada ayer en la Ciudad Deportiva de El Rosal- le iban a llover preguntas sobre su firme decisión de no alinear a David Barral en el encuentro contra el Real Oviedo por un acto de indisciplina cometido por el delantero durante la estancia de la expedición cadista en Asturias el pasado fin de semana.

El técnico se guardó la verdadera razón de la exclusión del delantero. Ahí guardó una calculada prudencia. Desde el club habían deslizado que se debió a que el futbolista llegó tarde al paseo de la expedición cadista por los alrededores del hotel en el que se alojaba en Asturias, pero la sospecha general es que sucedió algo más que no ha llegado a trascender más allá de las habituales especulaciones.

Cervera no entró en los hechos en sí pero sí en el fondo, que era lo que le interesaba para dejar las cosas claras. Barral "siempre está disponible y soy yo el que decido si lo pongo o no", respondió a la pregunta de si participará hoy en el encuentro contra el Osasuna. "No sé sí jugará, no he decidido el once", comentó antes de eludir la palabra castigo en relación a la medida que adoptó el pasado domingo. "No se trata de un castigo, hay unas normas y si no se cumplen te quedas fuera". Así de simple y contundente.

¿Fue excesiva la decisión? "¿Quién decide lo que es o no excesivo?, respondió con otra pregunta el míster antes de subrayar que "esto es un vestuario donde hay un grupo que se rige por unas normas. He entendido que ha habido una falta de disciplina y he intentado que esto no vuelva a pasar". Una situación que el entrenador trata de atajar a tiempo en la raíz porque de lo contrario "dentro de dos meses puede ser un problema gordo".

Seguían las preguntas sobre el asunto. Era lo previsible y Cervera, que se lo tomó con naturalidad, habló claro hasta donde quiso llegar. ¿Ha entendido Barral el mensaje? "No sé si el jugador lo ha entendido", afirmó el entrenador antes de ir un poco más allá. "Se habrá dado cuenta de que algunas cosas van en serio. Quizás pensaría que le caería una multa, pero hay cosas que van en serio. El perjudicado es el equipo". Y algún perjudicado más a su juicio, porque en estas guerras "el que siempre pierde es el entrenador".

Cervera recordó que "no entreno sólo a Barral, sino a toda una plantilla de 25 jugadores". Preguntado si el futbolista le ha defraudado, el técnico se limitó a decir que "intentaré hacer de él un jugador importante".

Si algo tiene claro el míster es que actuó como debía en esa situación difícil. "No me arrepiento de lo que hice", indicó mientras destacó que "en Oviedo no perdimos porque no jugara Barral, perdimos porque no estuvimos acertados". No se considera Cervera un entrenador duro. "No soy de los que pongo vallas, pero la gente sabe dónde está. Se da libertad, pero no se toma", añadió para zanjar un asunto que le gustaría que no vaya a más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios