Pasado, presente... y futuro

  • Gracia regresa el sábado a la que fue su casa, San Sebastián, jugándose a una carta la continuidad en el banquillo del Cádiz · "Tengo la conciencia tranquila y los resultados van a acompañar", dice el navarro

Comentarios 5

El mejor entrenador de la historia del Cádiz, con los números en la mano, será sustituido este sábado si no suma tres míseros puntos...

Javi Gracia jamás imaginó que fuera a regresar a San Sebastián con una soga simbólica en el cuello. El navarro, que jugó en la Real Sociedad entre 1995 y 1999 y dejó allí la huella que deja un futbolista importante y una persona querida, se la jugará ante su ex equipo a vida o muerte. "La verdad es que me hace mucha ilusión. Me veré muy extraño en el otro banquillo, pero son etapas en la vida. Yo me siento muy orgulloso de haber sido jugador de la Real. Mientras estuve me esforcé al máximo porque las cosas fueran bien y ahora estoy en otra fase, de entrenador en el Cádiz, y también estoy muy orgulloso. Voy a intentar conseguir el objetivo y ganar en Anoeta ", explica Gracia en una entrevista concedida a Mundo Deportivo, en su edición de Guipúzcoa, que saldrá publicada hoy.

El entrenador del Cádiz se muestra tranquilo, confiando en que por fin una pizca de suerte acompañe al trabajo de sus jugadores. Y reza para que el equipo acabe jugando con once futbolistas. "La verdad es que los resultados es lo más delicado en estos momentos. Nos están haciendo vivir una realidad diferente a la que creo que es en cuanto a juego. El equipo está más cerca de ganar siempre los partidos. Hemos jugado los últimos cuatro encuentros en inferioridad numérica y eso nos ha condicionado. Hemos conseguido muchos empates y en el último partido perdimos en casa con uno menos. Estamos en puestos de descenso, pero yo creo que por los méritos contraídos podríamos estar más arriba. Aunque es lo que toca. Yo me siento valorado, respetado e incluso querido por todos los estamentos del club. Por los aficionados, por los jugadores, con los que convivo día a día, por los técnicos y por el club. Lo que pasa es que cuando los resultados no acompañan, se apunte hacia donde se apunte y se silbe hacia donde se silbe, ya sabemos lo que suele ocurrir...", señalaba el navarro.

"Yo tengo la conciencia tranquila porque trabajamos al máximo, porque intentamos hacer bien las cosas y porque estoy seguro que los resultados van a acompañar. Hay que tener paciencia y confianza", añadía esperanzado.

¿Se ve Javi Gracia terminando la primera vuelta al frente del Cádiz? "No lo sé", responde sincero. "Entrenar siempre conlleva responsabilidad y cuando los resultados van mal, muchas veces hay que dejar el cargo. Yo me siento con la confianza y la convicción de que las cosas van a ir bien y de que este equipo va a ir creciendo y mejorando. Hasta el momento el fútbol no nos ha dado lo más mínimo y confío en que vaya todo bien y la verdad es que estoy convencido y quiero que me vaya así. De momento tengo contrato hasta el final de la temporada", explicaba.

El joven técnico afronta una experiencia nueva con esa soga simbólica en el cuello. Lo reconoce a las claras: "Todos los años que he entrenado ha sido por el campeonato. Con el Pontevedra un año fuimos subcampeones y otro subcampeones, con el Cádiz fuimos campeones de grupos, subimos a la primera, fuimos campeones de campeones... Hasta ahora todo ha sido luchar por la primera plaza, pero a día de hoy luchamos por otros objetivos tan dignos como esos. Y me entrego a ellos con tanta intensidad como a ser campeón".

Lógicamente, el navarro tiene palabras también para el rival. " A la Real la veo muy bien. Primero porque la miro con buenos ojos y segundo porque realmente está bien. Me alegra que le vaya bien con un equipo formado por mucha gente de casa. Están rindiendo a gran nivel y son un equipo muy sólido, muy comprometido, que ha conseguido un equilibrio entre el trabajo defensivo y la calidad arriba. Son un equipo poderoso que te puede ganar partidos a balón parado, en acciones individuales... Tienen muchos recursos. En muchos casos no con mucha holgura, porque la Liga es muy igualada, pero, en definitiva, tienen muchos argumentos que les hacen ganar partidos. No soy muy partidario de analizar las individualidades. No soy de marcajes individuales. El trabajo es colectivo y hay que interpretarlo como tal. Sí que es cierto que esos jugadores de arriba han pasado por momentos muy buenos. No cabe duda de que Griezmann, Imanol Agirretxe, Bueno, Xabi Prieto... son jugadores de mucha calidad. Luego en el centro del campo hay jugadores de mucho trabajo y llegada como pueden ser Zurutuza, Aranburu, Elustondo... Creo que en ataque hacen muchas cosas", argumentaba.

Diego Tristán no se escapa de la entrevista. Y así concluye Javi Gracia: "Ha cumplido 34 años y no está en su momento álgido, pero por su compromiso es muy válido para nosotros. La calidad no la ha perdido. Hay que buscar que la condición física le permita lo que sabe hacer, que es mucho".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios