cádiz cf

Exprimidor de minutos

  • Dani Romera, que el viernes se encuentra con su anterior equipo, entra en materia con cuatro goles en los últimos diez días

EXPRIMIDOR DE MINUTOS EXPRIMIDOR DE MINUTOS

EXPRIMIDOR DE MINUTOS / Dani Romera celebra uno de los goles que ha marcado con el Cádiz

Hay futbolistas que necesitan más tiempo que otros para adaptarse. El cambio de ciudad, un equipo nuevo, un sistema que nada tiene que ver con el de su anterior conjunto, la juventud... Una vida nueva, en definitiva. En el caso de un delantero, la sonrisa aparece cuando llegan los goles. Dani Romera pone su motor a punto después de un arranque dubitativo. Le costó entrar en materia, pero en poco más de diez días acabó con los dos meses y medio de sequía con sus cuatro primeros goles oficiales como integrante de la plantilla cadista.

El ariete recaló el pasado verano en la escuadra gaditana con la vitola de goleador. Marcó 15 tantos con el Barcelona B la temporada anterior y desempeñó un rol relevante en el ascenso del filial azulgrana a Segunda División A.

Bajo las órdenes de Álvaro Cervera empezó la campaña con hueco en el once inicial, aunque no terminó de aprovechar la oportunidad. No había culminado su periodo de adaptación y el entrenador lo relegó a la suplencia. Debutó en un partido oficial con el Cádiz en la segunda jornada, en el choque contra el Alcorcón. Salió desde el principio y repitió titularidad en las citas frente al Lugo y en la cita de la Copa del Rey contra el Almería. Contra el Nástic de Tarragona participó en los últimos instantes y de nuevo fue titular en los envites contra el Osasuna -en el torneo copero-, Numancia y Lorca, y fue tras ese partido de la séptima jornada cuando desapareció del equipo e incluso de numerosas convocatorias. Trabajó a destajo en busca de una nueva oportunidad que le llegó casi un mes después en el compromiso de ida de la Copa contra el Betis antes de salta al césped en la recta final del choque liguero contra el Reus. No disponía de demasiada oportunidades hasta que llegó el día de su explosión goleadora. Fue en la Copa del Rey, nada menos que en el Benito Villamarín. Titular, se apuntó a la fiesta con un doblete decisivo en la histórica victoria. Fue empezar a marcar y no parar. En la Liga le tocó volver a a suplencia pero aprovechó al máximo los pocos minutos que dispuso en los choques contra el Albacete y el Real Zaragoza. El gol que hizo en cada uno de esos dos partidos redondeó los triunfos del Cádiz.

Dani Romera se siente más importante con sus tantos y justo cuando mejor se siente se reencuentra con su anterior el equipo, el filial azulgrana, que visita el viernes el estadio Carranza.

El almeriense se siente a gusto vestido de amarillo y azul. Sólo ha que ver uno de los últimos mensajes en su cuenta personal de twitter para comprobarlo: "Qué orgulloso estoy de pertenecer a esta familia", soltaba después de la victoria de prestigio conseguida por los amarillos en La Romareda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios