Cádiz CF

El equipo regresa al trabajo sin Salvi ni Rober Correa

  • El sanluqueño sigue de baja en la primera sesión de la semana pensando ya en la visita al Barça B

El Cádiz regresó ayer a los entrenamientos en la Ciudad Deportiva de El Rosal, tras la importantísima victoria del pasado lunes en el Ramón de Carranza contra el Zaragoza, con la ausencia de Salvi Sánchez y pensando ya en el encuentro no menos trascendente del próximo domingo en campo del Barcelona B.

Como era previsible, Álvaro Cervera dirigió una sesión en la que no pudo estar presente Salvi, baja ante los maños después de lesionarse en el Carlos Belmonte la semana anterior. Los jugadores que intervinieron en el choque con el cuadro aragonés llevaron a cabo un trabajo específico distinto a los que no dispusieron de minutos, entre los que se incorporó Moha Traoré una vez superados sus problemas físicos.

En principio está programado que la plantilla vuelva a ejercitarse en las instalaciones puertorrealeñas mañana, el viernes y el sábado, estos dos últimos días a puerta cerrada para preparar la visita al Mini Estadi alejada de miradas ajenas. El entrenador lleva dos años cuidando muy mucho estos detalles.

El tramo final de la competición obliga también a tratar con mimo los esfuerzos y de ahí que los entrenos se adapten a las circunstancias colectivas e individuales, atendiendo a los días disponibles para preparar el siguiente duelo y a la situación física de cada futbolista. En este sentido, a buen seguro los responsables técnicos del plantel valoran a la hora de planificar la sesión casos concretos de futbolistas que acaban de recuperarse de algún problema para evitar contratiempos.

En el caso de Salvi, sin embargo, la realidad hace indicar que igual no llega a tiempo para lo que resta de campeonato. El extremo sanluqueño sufrió una rotura de fibras en Albacete y por el momento no hay fijada ninguna fecha para su vuelta. Mientras que al menos no se le vea ejercitándose en solitario, mal asunto.

A Cervera, por lo tanto, no le queda otra que dar continuidad a lo visto ante el Zaragoza o seguir explorando alternativas para cubrir la baja de un hombre determinante en sus esquemas. Desde luego, la apuesta del lunes no pudo darle mejor resultado. Barral se adaptó a la banda como si siempre hubiese actuado en esa demarcación, peleó por cada balón, se fajó con la defensa rival, contagió al resto de los compañeros con su espíritu y puso al servido del grupo su calidad y olfato goleador para marcar el importantísimo 1-0.

Lo normal, al menos según la lógica, sería que el isleño se mantuviera en el once, pero no está tan claro si lo hará jugando en el mismo sitio o como punta, en cuyo supuesto la vacante en el costado quedaría cubierta bien con Carrillo, bien con Nico Hidalgo, que dispuso de pocos minutos contra los maños. Tanto el delantero murciano como el utrerano Álvaro García, que venían de dejar atrás problemas físicos, aguantaron el tipo, en el caso del segundo mejor de lo que se pensaba a tenor de su rendimiento, incluyendo una gran galopada para anotar el 2-0.

Otro titular del lunes al que hay que cuidar con esmero en los entrenos sin duda es Alberto Perea. Por momentos ofreció un recital de manejo de la situación, de control para marcar el ritmo. Es un futbolista diferente en la plantilla. Pero a la hora de partido estaba destrozado, de ahí su cambio. Por su parte, Rober Correa, que también tuvo que ser sustituido, no parece que vaya a tener problemas ya que en su caso sólo sufrió un golpe y ayer guardó reposo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios